Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reina acentúa su perfil más social

El verano más solitario de la doña Sofía es, también, uno de los más solidarios

La Reina apura su última semana de vacaciones en Mallorca. Un verano que doña Sofía ha aprovechado para potenciar su perfil más social, cumpliendo con una variada agenda de actos con trasfondo social y benéfico. Su verano más solitario –el Rey solo permaneció tres días en Marivent, y otros tres los príncipes de Asturias­– está resultando también el más solidario. Esta mañana, la Reina visitó la sede del Banco de Alimentos de Baleares, donde fue recibida por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y el alcalde de Palma, Mateo Isern, entre otras autoridades.

La visita, a la que los medios de comunicación no tuvieron acceso por razones de seguridad, se prolongó durante una hora. En una reunión informal, los dirigentes del Banco de Alimentos informaron a doña Sofía de la función que desempeña la entidad en las islas. La Reina recorrió posteriormente las oficinas de administración, las salas donde se seleccionan y clasifican los productos recibidos y los almacenes de comida. Durante el paseo, que realizó acompañada del presidente de la entidad, José Falcó, doña Sofía saludó y se retrató con los voluntarios que en ese momento trabajaban en las instalaciones.

La Fundación Reina Sofía mantiene desde 2012 un acuerdo económico con la Federación Española de Bancos de Alimentos que se resume en una aportación de 700.000 euros en un período de dos años, para la adquisición y distribución de alimentos. En Baleares, este convenio se traduce en el reparto de 62 toneladas de zumo, extraídas de excedentes de fruta que, de otro modo, habrían sido destruidos. Se calcula que unas 40.000 personas se benefician directa o indirectamente del trabajo social que desarrolla esta entidad en las islas.

Al final de la visita de la Reina, el alcalde de Palma ha afirmado que doña Sofía conoce muy bien el funcionamiento del Banco de Alimentos y que incluso ha sugerido a sus directivos la idea de recoger alimentos perecederos en los cruceros que visitan Palma, cuyo número asciende cada año.

Esta es el segundo acto de índole solidaria que protagoniza la Reina este verano, tras su visita a la sede mallorquina de Cáritas, el pasado 12 de agosto. Esa misma semana, doña Sofía viajó a Menorca para dar su apoyo a la iniciativa que pretende que el legado prehistórico de la isla sea nombrado Patrimonio Mundial de la Unesco. Recibió luego la visita de la infanta Elena junto a sus hijos, Froilán y Victoria, y se dejó ver junto a ellos en la Escuela de Vela de Calanova. Hace unos días, la Reina hizo una de sus escapadas en solitario, en realidad un clásico del verano mallorquín: pasó la tarde de compras por el centro de Palma, seguida de su séquito de guardaespaldas. Además de alguna prenda de ropa, adquirió perlas de la casa Majorica. Doña Sofía permanecerá en Marivent hasta finales de agosto, junto a su hermana, Irene de Grecia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >