Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar, ese chico esquivo y vanidoso

El futbolista se instalará en Barcelona rodeado de familiares y amigos

Busca una mansión cerca de la playa

Bruna Marquezine se toma una foto con los amigos de Neymar, que asistieron a su presentación oficial en el Barça. Ampliar foto
Bruna Marquezine se toma una foto con los amigos de Neymar, que asistieron a su presentación oficial en el Barça. Getty Images

Nada más cerrar el acuerdo de su traspaso al Barcelona, Neymar da Silva Santos Júnior, Neymar (Mogi das Cruzes, 1992), se tatuó por sexta vez. A una cruz, la palabra “pai” (padre) y los nombres de su hermana (Rafaella), madre (Nadine) e hijo (Davi Lucca), el delantero añadió la palabra “blessed” (bendecido) en la zona superior de la espalda, casi en la nuca. Neymar, por el que el Barça ha desembolsado la friolera de 57 millones es un afortunado. Ungido por los grandes del fútbol como uno de los tres mejores jugadores del planeta, lanzado al estrellato en Brasil como un aténtico pop star omnipresente en la televisión y en las mayores campañas publicitarias, este joven de 21 años facturó más de 22 millones en 2012 sólo en contratos de imagen. Los medios brasileños se han empleado a fondo en proyectar una imagen de chico esquivo, de una fragilidad a flor de piel, cuya propia educación religiosa en el seno de una familia modesta de la periferia de São Paulo le impide dar rienda suelta a las excentricidades y desparrames propios de otros futbolistas venidos a celebridades.

Las redes sociales, sin embargo, ofrecen una imagen paralela en la que las salidas nocturnas, las discotecas, y las groupies (“Marías chuteiras”, en la jerga brasileña) han irrumpido de lleno en la rutina del atleta. El propio Pelé, que se declara admirador del estilo de Neymar y que lo ha señalado como su sucesor en la escena futbolistica brasileña, ha salido al ruedo para decir que “debería preocuparse menos por la cresta y más por el balón”.

La vanidad de Neymar se puede observar en su forma de lucir esa cresta (últimamente más domesticada) que ha hecho furor entre sus millones de admiradores, los prominentes pendientes de brillantes, la gorra de rapero y el cuidado con el que escoge cada elemento de su indumentaria. Con no poca frecuencia circulan fotos del crack en las redes sociales rodeado de amigos y chicas en plena fiesta. Igualmente corren los rumores de su propensión a los romances de una noche, a veces confirmados por jóvenes desconocidas que aparecen de manera oportunista para narrar los detalles de un encuentro furtivo.

El nuevo jugador brasileño del FC Barcelona, Neymar da Silva, el 3 de junio en el Camp Nou. ampliar foto
El nuevo jugador brasileño del FC Barcelona, Neymar da Silva, el 3 de junio en el Camp Nou. EFE

Neymar, sin embargo, solo ha oficializado hasta el momento su reciente noviazgo con la modelo y actriz brasileña Bruna Marquezine, que lo acompañó en su presentación en el Camp Nou. El crack también tiene un hijo que aun no ha cumplido dos años y que nació de una relación informal con Carolina Dantas. Según ella, Neymar es un padre ejemplar que llama por teléfono casi todos los días para preguntar por su hijo y que aparece por su casa en el momento más inesperado para dormir con él. Ha trascendido que Neymar mantiene un acuerdo extrajudicial con la madre de Davi Lucca por el que desembolsa más de 11.000 euros mensuales para hacer frente a sus gastos corrientes.

Se sabe que Neymar es adepto a la Iglesia Evangélica y que siempre llama a su madre antes de los partidos para rezar. Mientras tanto, su padre, un exmecánico, se ocupa de asuntos más mundanos, como tutelarlo en cada decisión que toma y controlar cada céntimo que entra y sale de su cuenta.

Los suyos le acompañarán en su nueva etapa en el Barcelona. La madre del futbolista Nadine Santos, y la hermana de éste, Raffaela da Silva, han visitado la impresionante casa que en su día habitó Ronaldinho. El brasileño quiere vivir en la zona de Gavà y Castelldefels, donde residen algunos de sus compañeros como Cesc Fàbregas, Alexis, Thiago o Mascherano. La novia de Neymar y su hijo se quedarán, en principio en Brasil.

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >