Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio que esconde Don Draper

“Él es un personaje muy complicado, y yo soy una persona bastante complicada, pero ahí terminan los parecidos”, confiesa Jon Hamm, protagonista de 'Mad Men'

Jon Hamm, protagonista de 'Mad Men'
Jon Hamm, protagonista de 'Mad Men'

Es la mayor estrella de la televisión, pero también la más esquiva (apenas concede entrevistas) y la más misteriosa: ¿cuánto hay de Jon Hamm en Don Draper, el protagonista de Mad men? Un periodista de Rolling Stone comparte en exclusiva con el actor un paseo por las colinas de Los Ángeles, un día de rodaje y una tarde bebiendo en un bar cercano a su casa para responder a la pregunta. La entrevista se publica en el número de mayo, que lleva al propio Jon Hamm en portada.

“Don es un personaje muy complicado, y yo soy una persona bastante complicada, pero ahí terminan los parecidos”, dice Hamm, de 42 años. El actor adora la Budweiser, a Wilco y jugar al Apalabrados, y hasta que consiguió su papel definitivo pasó diez años con trabajos en cátering, de camarero y como atrezzista en rodajes de porno blando. Una de sus agencias lo despidió porque no consiguió un solo papel en tres años. Quizá por esa experiencia, Hamm dice: “No creo en hacer las cosas por mecánica o hacer el tonto. No dejo nada en el depósito, porque creo que si ganas, es una victoria legítima, y si no, sabes que necesitas hacerlo mejor. Pero si lo evitas, ¿qué aprendes? Es la peor excusa: 'No lo intenté en serio'. Una polla. Sí lo intentaste. Pero perdiste”.

Matthew Weiner, creador de la serie, cuenta que “parte de lo que ocurre con ese personaje, Draper, es que el tipo, Hamm, es imposible de conocer”. Y añade: “Le ha dado una intensidad al personaje que yo no esperaba. Por ejemplo, yo no sabía que Don iba a obtener tanto placer de dominar a sus enemigos. Pero eso fue cosa de Jon, y vale su peso en oro. No sé si eso proviene de sus relaciones en la vida real, pero sí sé que cuando su personaje y el de Vinnie [Kartheiser, Pete Campbell en la serie] estaban peleando, Jon era capaz de jugar dentro y fuera del terreno de juego”.

Otros compañeros de Mad men dan también su opinión sobre Jon Hamm en el reportaje. Así, Elizabeth Moss (Peggy Olson en la serie) destaca que “es como un padre. No quieres hacerle esperar. No quieres cagarla. Se ve, especialmente en los chicos, que si se dan cuenta de que la están cagando, se ponen rojos. Porque todos quieren complacerle”.

Incluido el propio Weiner, que discute con Hamm los guiones aparte, dándole un trato especial respecto al resto del equipo. Weiner, de nuevo, “La correlación entre Jon y Don Draper llega al 100%. Pero, afortunadamente para nosotros, ocurre en un plató con una red de salvamento, y podemos decir ‘corten’”.

Hasta ese momento, Jon Hamm/Don Draper “está ahí sentado con una copa y un cigarrillo, sin hacer nada, y no puedes dejar de mirarle”, asegura Moss: “Eso no lo puede hacer todo el mundo”.