Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia ordena pruebas de ADN para la hija de Rachida Dati

La política conservadora reclama la paternidad al empresario Dominique Desseigne, de 60 años

La exministra francesa Rachida Dati. GTRES

Un tribunal civil de Versalles, cerca de París, ha ordenado hoy a Dominique Desseigne, presidente del grupo Lucien Barrière, de 68 años de edad, que se someta a un examen de ADN para determinar si es el padre de la hija de Rachida Dati, ex ministra de Justicia con Nicolas Sarkozy. La niña, de 3 años y medio, deberá ser sometida a la misma prueba.

Dati reclama al tribunal que certifique la paternidad de Desseigne, pero este se ha negado repetidamente a admitir su responsabilidad invocando una “duda razonable” y alegando que la política conservadora francesa mantenía múltiples relaciones cuando salía con él.

 El derecho francés, sin embargo, no obliga a Dominique Desseigne a someterse a la prueba, y si no da su consentimiento expreso puede rechazar el examen.

Dominique Desseigne, amigo de Nicolas Sarkozy y presidente ejecutivo del grupo de casinos y hoteles Lucien Barrière tiene 37 casinos, 15 hoteles de lujo y cerca de 130 restaurantes y bares, entre ellos el celebre Fouquet's de Paris, donde Sarkozy celebró su victoria en las presidenciales de 2007. La cifra de negocios en 2011 superó los 1.100 millones de euros.

El nombre de Dominique Desseigne es uno de los que había avanzado la prensa en las quinielas, pero según uno de sus amigos el empresario había negado siempre ser el padre de la niña.  También se hablo del del secretario de Estado para el Deporte, Bernard Laporte; el del exjefe del Gobierno español, José María Aznar –que lo desmintió con un comunicado oficial-, o el del fiscal general de Qatar, Ali Bin Fetais al-Marri.

En una entrevista concedida en enero a la revista Elle, Rachida Dati, que fantasea con presentarse candidata a la alcaldía de París en 2014, rechazó revelar la identidad del padre “para no molestarle” y para guardar, dijo, “una parte de intimidad”. Y concluía: “Sí, tengo un hombre en mi vida y lo preservo todo lo que puedo”.