Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No soy antisemita, solo tengo un poco de mal genio"

El actor intenta borrar su fama de 'antijudío' en el programa nocturno de Jay Leno

Ampliar foto
Mel Gibson.

Lo dijo entre risas pero no hay nada más cierto: “Quizá no sabes esto de mí, pero tengo un poco de mal de genio”. La confesión se la realizaba a Jay Leno y sus millones de espectadores un envejecido Mel Gibson que intentaba –una vez más y ya son varias- borrar su imagen de antisemita. El último episodio escandaloso sobre Gibson y los judíos tiene como protagonistas al actor y un guionista de Hollywood (Joe Eszterhas), quien acusa a Gibson de abandonar un proyecto para filmar la historia de los Macabeos por “odiar a los judíos”.

Leno ofreció su programa –The Tonight Show, NBC- a Gibson para que diera su versión de los hechos, a pesar de que el actor ya había contestado por carta al guionista, quien anteriormente escribió otra carta –esta muy larga, nueve folios- vertiendo las acusaciones sobre el director de Braveheart.

Además de las misivas que van y que vienen, Eszterhas filtró una serie de vídeos en los que se escucha a un Gibson enfurecido gritar a Eszterhas: “¿Por qué no tengo un primer borrador de Los Macabeos? ¿Qué demonios has estado haciendo?” Los vídeos los grabó el hijo adolescente de Eszterhas durante una vacaciones que pasó junto a su padre y el actor en Costa Rica. Según el guionista, su hijo le tenía miedo a Gibson, por sus comentarios salidos de tono respecto a su exmujer –Oksana Grigorieva, con quien Gibson tuvo una hija, y cuya relación acabó en los tribunales cuando la pianista acusó al actor de haberle golpeado-, llegando en algún caso a bromear sobre su muerte.

Joe Eszterhas, conocido por su trabajo como guionista en Instinto Básico y Showgirls, fue contratado por Gibson y los estudios de la Warner para hacer una película sobre los macabeos [Judas Macabeo está considerado uno de los grandes guerreros de la historia judía y en su nombre se celebra cada año la fiesta judía de Hanuka]. Pero pocos meses después fue despedido fulminantemente por el oscarizado director.

“Cada día estoy más convencido de que no ha tenido ni tiene ninguna intención de hacer una película sobre los macabeos”, escribió el guionista en su carta. “Creo que anunció el proyecto a bombo y platillo –como un Braveheart judío- en un claro intento de desviar las constantes acusaciones de ser antijudío que le han perseguido y que han afectado a su carrera”, expone Eszterhas, que en las páginas siguientes va un poco más allá: “He llegado a la conclusión de que la razón última por la que usted no hace Los Macabeos es la más fea posible. Odia a los judíos”. Eszterhas no deja de recordar en sus nueve páginas de Gibson usa habitualmente epítetos despectivos hacia los judíos tales como "hornos de gas".

En todo momento, el actor ha defendido su postura debida a motivos profesionales. Según Gibson, el guionista hizo un pésimo trabajo “El tipo [Joe Eszterhas] escribe una carta de nueve páginas; si hubiese puesto la mitad del tiempo, el esfuerzo, creatividad e imaginación en el guión que supuestamente iba a escribir como hizo en la carta, no estaríamos teniendo esta conversación”, señaló Gibson a Leno.