Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mel Gibson y su polémica infinita

El guionista de ‘Instinto básico’ y 'Showgirls' acusa al actor de “antisemita” y “maltratador”

Ampliar foto
Mel Gibson, en abril de 2011, en Los Ángeles

La polémica se resiste a abandonar a uno de sus clientes más habituales. Mel Gibson ha vuelto a los titulares de las revistas del espectáculo esta semana por un nuevo episodio de antisemitismo, según denuncia un guionista de Hollywood con el que tuvo durante un tiempo un proyecto en común. Joe Eszterhas, conocido por su trabajo como guionista en películas como Instinto básico y Showgirls, ha hecho pública una carta en la que acusa al actor de abandonar un proyecto cinematográfico sobre la vida de Judas Macabeo debido a su antisemitismo.

“He llegado a la conclusión de que la razón última por la que usted no hace Los Macabeos es la más fea posible. Odia a los judíos”, escribe Eszterhas que a continuación recuerda en su misiva que Gibson usa habitualmente epítetos despectivos hacia los judíos tales como “hornos de gas”.

 “Cada día estoy más convencido de que no ha tenido ni tiene ninguna intención de hacer una película sobre los macabeos [Judas Macabeo está considerado uno de los grandes guerreros de la historia judía y en su nombre se celebra cada año la fiesta judía de Hanuka]”, insiste el guionista. “Creo que anunció el proyecto a bombo y platillo —como un Braveheart judío— en un claro intento de desviar las constantes acusaciones de ser antijudío que le han perseguido y que han afectado a su carrera”, expone Eszterhas.

Y es que las acusaciones de antisemitismo no son nuevas en la vida personal y profesional de actor y cineasta que logró un Oscar como director precisamente por Braveheart, inspirada en la legendaria historia del escocés Sir William Wallace (Mel Gibson), que lleva a su clan a luchar contra la tiranía de Eduardo I.

En 2004, grupos judíos expresaron su malestar por el tratamiento que Gibson daba a los judíos en el filme La pasión de Cristo. Dos años más tarde, cuando esa polémica parecía agua pasada, el protagonista de El año que vivimos peligrosamente o En qué piensan las mujeres fue arrestado en Los Ángeles cuando conducía ebrio. Según el informe policial, el actor se resistió a su detención y se encaró con el agente al que preguntó: “¿Es usted judío?”. “Putos judíos”, espetó al policía. “Los judíos son los responsables de todas las guerras en el mundo”, zanjó.

La carta que Eszterhas ha hecho pública después de que el estudio Warner Bros anunciara la suspensión definitiva del filme Los Macabeos —que iba a dirigir el propio Gibson—, debido a que no iba a ser un éxito, consta de nueve folios y expone momentos concretos —nada favorecedores, por cierto — de la vida del actor vividos junto al guionista.

Eszterhas recuerda cómo en más de una ocasión el actor tuvo arranques de furia al recordar a su exnovia, Oksana Grigorieva, con quien tuvo una hija, y cuya relación acabó en los tribunales cuando la pianista acusó al actor de haberle golpeado en los momentos más bajos de su relación. “Usted escenificó para mí ese momento [los golpes a Grigorieva] y sin embargo insiste ante el mundo en que solo la zarandeó un poquito”, escribe.

La relación acabó con un acuerdo económico entre Gibson y Grigorieva pero el guionista asegura que el actor le dijo explícitamente en una ocasión: “La voy a matar. Voy a conseguir a alguien que la mate”. Añadiendo un dato morboso en el que además se relaciona a un menor —el hijo del guionista—, Eszterhas asegura que el actor contó a su hijo de 15 años en una ocasión que deseaba mantener relaciones sexuales con su exnovia y “apuñalarla hasta la muerte mientras lo hacemos”.

A las nueve páginas de acusaciones, Gibson ha contestado con cinco párrafos, en los que deja claro que no tiene ninguna intención de contestar “línea por línea” al guionista. En opinión del actor, ni él ni la Warner llevarán a cabo la película por la baja calidad del guion. “En 25 años de leer guiones nunca había visto un primer borrador más deficiente o una mayor pérdida de tiempo. La decisión de no continuar trabajando con usted se basó en la calidad de su guión y en ningún otro factor”, subrayó Gibson.