Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que se detenga la guerra, llega Madonna

Los fans israelíes de la diva piden a Netanyahu que no les arruine el primer concierto del 29 de mayo

Madonna
Madonna GTRES

Al miedo natural que siempre suscita la amenaza de un conflicto armado, esta semana se le ha unido un nuevo temor, no por más superficial menos importante para la legión de fans adolescentes que la megaestrella del pop tiene en Israel: que un ataque a las instalaciones nucleares de Irán les arruine el primer concierto que la diva ofrecerá en Tel Aviv como parte de su gira 2012.

Y no es de extrañar, en el pasado grupos como Depeche Mode, The Pixis o Red Hot Chili Peppers cancelaron sus actuaciones previstas antes o después de sucesos como el ataque israelí a la llamada “Flotilla de la libertad” en junio de 2010, la Segunda Guerra del Líbano en 2006 o la Segunda Intifada (2000 – 2005). La mayoría alegaron motivos de seguridad.

En esta ocasión, los numerosos seguidores de Madonna en Israel temen que pueda suceder lo mismo y no han dudado en comunicarle su desasosiego al mismo Primer Ministro, con quien, por cierto, Madonna se reunió en 2009 durante su última gira mundial, Sticky and Sweet.

De momento, este viernes han empezado a venderse en Israel 30.000 entradas para el concierto, programado para el 29 de mayo en el estadio de Ramat Gan, a las afueras de Tel Aviv. Allí, la diva actuará sobre un escenario elevado a una altura de seis pisos “para que los fans que estén sentados más lejos puedan verla sin problemas”, decía Shuki Weiss, uno de los promotores de la gira durante su presentación oficial en el estadio el martes pasado, según recoge el diario Jerusalén Post. Weiss aseguró además que este año las entradas serían mucho más baratas que en 2009, donde la más económica no bajaba de los cien euros. Esta vez ése será el precio de la más cara, mientras la más asequible costará algo menos de cincuenta (los que quieran adquirir pases VIP tendrán que desembolsar entre 300 y 600 euros.

El promotor también explicó que una vez terminado el concierto, el escenario sería desmantelado para viajar a los 50 países donde Madonna tiene programado actuar, empezando por Abu Dabi, en Emiratos Árabes, pasando por Europa –el Palau Sant Jordi de Barcelona albergará el 20 de junio el único concierto que dé en España- y terminando en Atlanta, Estados Unidos, según se recoge en su web oficial.

Preguntado en la rueda de prensa sobre las consecuencias que un eventual ataque israelí a Irán podría tener en el espectáculo, Shuki Weiss le quitó hierro al asunto diciendo: “Vivimos en este país y la vida sigue. ¡Espero que no haya sorpresas!”.

La reina del pop todavía saborea las mieles del éxito en su última actuación durante el intermedio de la final de la liga de fútbol americano, la Super Bowl, seguida en televisión por más de cien millones de espectadores. Durante su mini concierto de media hora, la artista con imagen de Cleoplatra y arropada por cientos de gladiadores, interpretó alguno de sus éxitos de siempre para continuar con el que es su último single, Give Me all Your Luvin, aperitivo de su nuevo álbum MDNA, que será presentado mundialmente a finales de marzo. Su actuación no estuvo exenta de polémica, con ese dedo levantado por una de sus animadores, la rapera M.I.A, a quien Madonna ya le ha reprochado su obsceno gesto.

La camaleónica artista de Michigan, cantante, compositora, productora y directora, ha vendido a lo largo de su carrera más de 300 millones de copias y su último tour mundial fue el que más recaudó de una artista solista en la historia de la música.