Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luto por la muerte de Díaz Pardo, símbolo galleguista y democrático

El empresario y artista, fallecido a los 91 años, será enterrado mañana en Santiago

Isaac Diaz Pardo junto a la vidriera que diseñó para el hemiciclo del Parlamento de Galicia
Isaac Diaz Pardo junto a la vidriera que diseñó para el hemiciclo del Parlamento de Galicia ANXO IGLESIAS

Del presidente de la Xunta al de la Real Academia Galega o los rectores de las Universidades, las principales instituciones gallegas se han apresurado a mostrar su reconocimiento a la figura del artista y empresario Isaac Díaz Pardo, muerto esta mañana a los 91 años. Las cascada de reacciones muestra el reconocimiento general que suscitaba en la comunidad autónoma el intelectual y agitador cultural , una de las últimas conexiones vivas con la cultura galleguista y democrática que emergió en la II República. Díaz Pardo, que había nacido en Santiago de Compostela el 22 de agosto de 1920, fue ingresado antes de Navidad en un hospital coruñés por una neumonía. Falleció a las 8,30 de esta mañana. Su capilla ardiente está instalada en el tanatorio de Servisa, en el barrio de Oza, en A Coruña, donde desde este mediodía se encuentran ya acompañándole familiares y amigos.

Hace unos días, la familia preguntó a Díaz Pardo si deseaba ser enterrado o incinerado. "Haced lo que os dé la gana", les contestó, según ha explicado esta mañana en el tanatorio su hijo Camilo. Finalmente, familiares y amigos han decidido darle sepultura, en un acto estrictamente civil, mañana a las cinco de la tarde en el cementerio compostelano de Boisaca. Previamente, al mediodía se celebrará un homenaje cívico en el Museo do Pobo Galego.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha expresado el pesar del Gobierno autónomo y "de todos los gallegos" por el fallecimiento de un hombre al que ha definido como "el mejor ejemplo de una vida dedicada a un compromiso llamado Galicia". En un comunicado, el titular de la Xunta ha mostrado su reconocimiento al "impresionante legado" del intelectual y ha agradecido su labor por hacer una Galicia "más rica, más culta y más orgullosa de sí misma". Además, Feijóo ha resaltado que "la Galicia de Díaz Pardo no se entiende sin una cultura gallega, una cultura propia y única, que él mismo se encargó de preservar, fortalecer y reconstruir desde las dos orillas del Atlántico".

"A este compromiso de Isaac Díaz Pardo se le puede poner un nombre, el nombre de un país: Galicia. Cuando la Galicia con la que soñaba don Isaac más lejos estuvo de ser una realidad, con más aliento luchó por ella", ha añadido el presidente, quien ha elogiado la generosidad del empresario al formalizar el año pasado la cesión de sus fondos bibliográficos y documentales -un archivo clave para la historia reciente de Galicia- a la biblioteca de la Cidade da Cultura, en Santiago.

Díaz Pardo quedó marcado a fuego por la figura de su padre, Camilo Díaz Baliño, pintor al igual que él y asesinado por los fascistas tras el golpe de estado de 1936. A pesar de su juventud, Isaac ya había dado muestras de su compromiso político y participó en la campaña para la aprobación del primer Estatuto de Autonomía de Galicia. Había conocido a destacados intelectuales galleguistas del momento, como Castelao; Cabanillas, Ramón y Antón Vilar Ponte, y Vicente Risco.

Luego vivió el exilio en Argentina y se convirtió en uno de los grandes renovadores del arte gallego en el siglo XX. Pero su gran obra la acometió en Galicia a su regreso, tras fundar, junto al pintor y escritor Luis Seoane, el Laboratorio de Formas, que daría lugar al grupo Sargadelos, una de las grandes empresas culturales de la Galicia contemporánea. Díaz Pardo se convirtió en empresario y diseñador de un grupo cuyo negocio más visible fue la fabricación de cerámica, pero que también editó libros y promovió y respaldó toda clase de iniciativas culturales.

Se ganó el reconocimiento de casi toda Galicia, de izquierda a derecha, de la cultura al mundo de los negocios. Pero los últimos años de su vida fueron muy amargos tras enfrentarse a sus antiguos socios en Sargadelos, lo que acabó con su salida del grupo, en cuya sede tenía incluso su domicilio.

El Parlamento de Galicia, a través de su presidenta , Pilar Rojo, ha destacado que los diferentes proyectos culturales y empresariales emprendidos por Díaz Pardo "acreditan el compromiso del intelectual fallecido con su tierra y su gente". El presidente de la Real Academia Galega (RAG), Xosé Luis Méndez Ferrín, ha lamentado la pérdida del intelectual , pero ha subrayado el legado que deja. Además, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para brindarle un "homenaje cívico", ha apostillado. En declaraciones a Europa Press, Méndez Ferrín ha expresado su pesar por la muerte de Díaz Pardo, al que ha calificado como un "gran amigo", una persona "excepcional" y un "patriota gallego". Además, lo ha definido como "un gran artista y un sujeto político a su manera de izquierda". "Es difícil que se concilie en una sola persona", ha subrayado el presidente de la RAG, quien ha destacado también su faceta como empresario, como cofundador de Sargadelos, y como editor. Así, lo ha definido como "el gran creador de la memoria histórica contemporánea" y, al respecto, ha destacado su trabajo como editor y, en especial, la edición de libros vinculados a la guerra civil y el fascismo.

El Ayuntamiento de Sada, donde tenía una de sus dos fábricas el Grupo Sargadelos, ha anunciado que declarará dos días de luto oficial. El rector de la Universidad de Santiago, Juan Casares Long, ha definido al galleguista fallecido como una "figura singular" del país "con reconocimiento internacional y amigo siempre de la Universidad". "Marcha un luchador incansable, magnífico pensador exponente de la excelencia intelectual de Galicia que durante toda su vida mantuvo lazos de colaboración y amistad con las instituciones que, como la universitaria, son confluencia de cultura y conocimiento", ha resaltado. Mientras, el rector en funciones de A Coruña, José María Barja, ha subrayado en declaraciones a Europa Press el esfuerzo de Díaz Pardo para que "Galicia tuviese voz". La institución lo había investido doctor honoris causa.

Los consejos de administración y trabajadores del Grupo Sargadelos, del que su cofundador se había desvinculado tras un amargo enfrentamiento, han expresado su "profundo pesar" por el fallecimiento. "Nos unimos al dolor de su familia, reiterando una vez más, en este difícil instante, nuestro compromiso permanente con los principios que inspiran el proyecto, en el que Isaac Díaz Pardo fue pieza fundamental", subrayan en un comunicado. Como "mejor homenaje" a Díaz Pardo, señalan que "es voluntad de todos" los que continúan vinculados a Sargadelos "seguir sus huellas a favor de la cultura y la industria de Galicia".