Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ella cada día me ama más"

Termina el juicio de la abogada acusada de ordenar el asesinato de su marido, que se enfrenta a 43 años de cárcel

La abogada acusada de ordenar el asesinato de su exmarido, María Dolores Martín Pozo, el 14 de marzo de 2007 en Ciempozuelos (Madrid), ha provechado su turno de palabra en el último día del juicio para señalar que su hija cada día la "ama más" y que lo único que le importa es que la menor crea en su inocencia. "No voy hacer una locura como ésta porque mi vida se derrotaría. Y así ha sido. Ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Amo a mis hijos por encima de todo y voy a luchar por ellos aunque me cueste la vida", ha aseverado.

La mujer se enfrenta a 43 años de cárcel por un delito de amenazas, asesinato en grado de tentativa y asesinato consumado. Detrás del crimen está supuestamente la tutela de la hija de ambos ya que se produjo un día antes de que el padre recibiera la guarda y custodia.

La investigación de la Guardia Civil por el asesinato de Miguel Ángel Salgado duró un año y dos meses. Acabó con tres imputados sin posibilidad de libertad bajo fianza: María Dolores, como presunta incitadora del crimen; Michael Guarín, como supuesto sicario, y Eloy Sánchez Barba, conocido por ser el guardaespaldas de Ana Obregón, como presunto intermediario del contrato.

En el último día de la vista celebrada en la Audiencia Provincial de Madrid, el Ministerio Público ha elevado a 45 años su solicitud de condena para Charles Michael Guarín, el supuesto sicario que asesinó a tiros a Miguel Ángel Salgado Pimentel en el garaje de su casa. El acusado ha defendido su inocencia y ha señalado al presunto intermediario, Eloy Sánchez Barba, como autor de los hechos.

En su declaración el guardaespaldas afirmó que la letrada le llamó para que "le pegara un susto" a su exesposo, a raíz de la separación entre ambos y y reconoció que él actuó de intermediario al poner en contacto al presunto autor material, Charles Michael Guarin, con a la abogada.

El fiscal ha rebajado la petición de pena para el guardaespaldas, que dio todo tipo de detalles durante su declaración, de 39 a 13 años y un día de prisión. El Ministerio Público justifica la decisión en la confesión parcial de Sánchez Barba y en la reparación parcial del daño ya que ha dado su piso como responsabilidad civil a los familiares de la víctima.

Los abogados de Martín Pozo y del presunto sicario han pedido la libre absolución basándose en la "falta de pruebas" y en que el testimonio de uno de los acusados es "interesado". Por su parte, el abogado del intermediario confeso ha pedido tres años de prisión para Charles Michael Guarín por un delito de extorsión sobre su cliente.

En sus conclusiones el fiscal ha resaltado el "odio acérrimo" que se desprende de las escuchas telefónicas a la procesada y ha insistido en que ella era la única beneficiada de la muerte de Miguel Ángel. Así, ha recordado una conversaciones en la que la abogaba deseaba que su exmarido se pudriera bajo tierra y fuera comido por las víboras.