Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 12 investigadores de alto nivel quedan sin plaza en Santiago

La Universidad solo cubrirá cinco de los 17 puestos prometidos

Los 17 investigadores de alto nivel del programa Parga Pondal que en enero terminan sus contratos con la Universidad de Santiago (USC) ven ya pocas salidas de futuro, pese a que la institución se había comprometido a ayudarles a conseguir un "contrato de estabilización". Tras muchas protestas, la última celebrada ayer ante el rectorado, el rector Juan Casares ha hecho un anuncio que calificó "de máximos" para personal investigador. Supone la creación de cinco plazas para las áreas de Ciencias Experimentais, Saúde, Humanidades, Ciencias Sociais y Titulacións Técnicas. La USC se ampara en que, con la crisis, no puede comprometer el presupuesto con más gastos de personal.

A estas plazas podrán optar, en el caso de que finalmente salga adelante la propuesta, cualquiera de los 32 investigadores de varias promociones del programa Parga Pondal. De ellos, los 17 mencionados habían recibido el compromiso de continuidad que se ha quedado en papel mojado. "Visto lo visto habría sido mejor que no sacasen ninguna propuesta", aseguraba ayer Ezequiel Álvarez, portavoz de los becados.

La opción que defiende la USC, que a última hora seguía discutiéndose en el Consello de Goberno, incluye otras siete plazas "para áreas de conocimiento deficitarias", es decir, ninguna para investigadores, y otros dos contratos starting grants. Estos últimos se reservan a quienes pertenezcan a un programa europeo para crear grupos de investigación independientes. Los solicitantes tienen que haber sido seleccionados por el Consejo de Investigación Europeo en planes plurianuales que reciben ayudas de entre un millón y medio y dos millones de euros.

"Cómo se ve, han roto el compromiso institucional que se mantuvo hasta ahora", critican desde el colectivo, que también integra a los becados del programa Ramón y Cajal. José Pereira Fariña, decano de Ciencias de la Comunicación,defiende, junto a otros profesores, que el fichaje de estas personas aumentaría el prestigio de la universidad compostelana. Hace algunas semanas aseguraba a este periódico que su contratación "se tiene que tomar como una inversión, no como un gasto".

Varios directores de departamento también reclaman que la USC cumpla con el plan de estabilización de los becarios. El próximo 31 de diciembre engrosarán las ya enormes listas del paro. "La única salida a este paso será marcharnos", lamentan.