Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere una segunda persona tras la explosión en el hotel de Gran Canaria

La fuga que provocó el accidente estaba en el conducto de gas del edificio

Las Palmas de Gran Canaria

Una segunda mujer ha fallecido tras la explosión el pasado miércoles en un hotel de Mogán, en Las Palmas de Gran Canaria. Después de la turista noruega que tenía el 100% de su cuerpo quemado y murió la madrugada del mismo jueves, este viernes ha fallecido una trabajadora del hotel, de 22 años y de nacionalidad cubana. Sufría quemaduras en el 92% de su cuerpo. El resto de heridos graves, cuatro en total, son trabajadores del hotel cuyo pronóstico sigue siendo grave o muy grave. Dos de ellos han sido trasladados a Sevilla.

Por otro lado, la fuga de gas propano que propició una deflagración y una posterior explosión en la zona de Spa del hotel estaba en el conducto que lleva el propano desde la boca exterior hasta uno de los depósitos, con capacidad para albergar unos 10.000 litros, según fuentes de la investigación.

Según los datos a los que se ha tenido acceso, la fuga se produjo en esta cañería y se coló en otras "arquetas" que hicieron la labor de distribución del gas a distintas zonas del recinto hotelero. Entre ellas, el Spa, donde se produjo la explosión y posterior derrumbe del techo. El operario de Disa, empresa distribuidora del propano, paralizó el trasvase de gas del camión cisterna al depósito interior tras la advertencia del olor a gas dentro del hotel y fue por esta razón, entre otras, que no hubo un accidente mayor. En el momento del estallido, el operario se disponía a llamar a la sede central de la factoría para advertir de lo que estaba sucediendo. No le dio tiempo.

Otros clientes de la misma distribuidora coinciden en acertar que las medidas de seguridad exigidas han ido en aumento en los últimos años y las inspecciones tanto de la empresa distribuidora como de las empresas de instalaciones de gas son frecuentes y periódicas. De hecho, el hotel ha cumplido con todas las exigencias e incluso superado en las últimas inspecciones. Nicolás Villalobos, director del grupo hotelero al que pertenece el hotel en el que sucedió el accidente, asegura que "algo salió trágicamente mal en ese momento" no quiere buscar "culpables entre la empresa suministradora (Disa), la de mantenimiento de las instalaciones o si la línea se encontraba en condiciones". Villalobos ha manifestado que lo vivido ha sido "muy triste" para un hotel que se caracteriza por la sonrisa a la hora de prestar sus servicios. "Ahora todos tenemos lágrimas en los ojos", reconoce.

La empresa distribuidora de propano, Disa, ha señalado que la fuga y la deflagración "no son imputables" a la misma. Así lo confirmaron los primeros pasos dados por la investigación en el lugar de los hechos, que determinaron que el procedimiento realizado por la empresa fueron los correctos. La fuga, según los indicios con los que se están trabajando, estaba en el conducto que transcurre entre la boca por la que suministra el gas y el depósito, sin que aún se haya elevado a oficial esta información.