Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Madrid pide "abreviar los plazos" para la investidura del próximo presidente del Gobierno

Sánchez Camacho y Ruiz Gallardón cierran campaña en un club de vela en Blanes

El mercado, el club de petanca, el polideportivo... los escenarios que los partidos políticos escogen para sus actos se repiten campaña tras campaña. Esta mañana, sin embargo, el Partido Popular en Girona ha escogido uno que no estaba en la lista: un club de vela. En el sitio, en la marina de Blanes (La Selva), se han congregado unas 200 personas para escuchar a la presidenta popular en Cataluña, Alícia Sánchez Camacho, el cabeza de lista de la candidatura por Girona, Enric Millo y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. El también número cuatro por Madrid ha pedido que se "abrevien los plazos" para la investidura del futuro presidente del Gobierno y así generar confianza ante los mercados.

Según el decreto ley de convocatoria de elecciones, las nuevas Cortes han de constituirse el 13 de diciembre y la investidura sería posiblemente el 23 de diciembre. El alcalde de Madrid aseguró que "en esta situación [económica], prolongar la interinidad es, sin ninguna duda, un riesgo" y ha hecho un llamamiento a que las fuerzas políticas "responsables", de las que dijo, estarán de acuerdo con que el gobierno se tramite cuanto antes.

Antes, Ruiz Gallardón se ha encontrado en una situación insólita. Acostumbrado a los prólogos llenos de halagos, ha tenido que presentarse a sí mismo: "Hola, soy Alberto Ruiz Gallardón, el alcalde de Madrid", ha dicho. Posteriormente los tres políticos han recibido camisas con autógrafos del equipo de vela de Blanes. La de Sánchez Camacho, en talla pequeña, para su hijo Manuel.

Algunas personas que han querido comer en el club han sido derivadas a otros restaurantes. "Hay un acto del PP, está Ruiz Gallardón", ha explicado con entusiasmo un camarero latino a una pareja que buscaba mesa. El look que ha imperado son las camisas de rayas blancas y azules, la mayoría con el escudo de la marca de moda La Martina. Y la gran gafa negra. Los banderines, que como siempre estaban ahí para ser ondeados, no han sido muy populares.

"El color de la esperanza ya no es el verde, es el azul del PP", ha dicho Millo. La que puso toda la carne en el asador fue Sánchez Camacho. "El PP es un partido de centro derecha, un partido catalán y español que hará más por Cataluña. Que se preparen los dirigentes de CiU porque esto tan solo acaba de empezar", ha asegurado la líder.