Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atracan el restaurante de Martín Berasategui

El asalto se suma a otros siete cometidos en Gipuzkoa

Debe estar cundiendo entre los cocineros guipuzcoanos la pregunta de quién será el próximo. El sector ha vivido en algo menos de un mes ocho atracos, el último se produjo en la noche del jueves. El objetivo: Martín Berasategui, con tres estrellas Michelín. Los asaltantes accedieron al establecimiento, situado en el municipio de Lasarte, desde una de las terrazas, tras atravesar el aparcamiento y la arboleda del restaurante, causaron diversos desperfectos en el local y se llevaron varios objetos. La Ertzaintza investiga quien se encuentra detrás de los robos y si tras los mismos se esconde la misma firma, extremo que la policía "ni puede confirmar, ni descartar".

Berasategui explicaba sentado en una de las mesas de la cocina de su restaurante, mientras en los fogones trajinaban los empleados, como había sucedido todo. "Fue entre las 2.30 y la 6.30 de la mañana. Y según me ha comentado la Ertzaintza debieron acceder a través del aparcamiento y entrar por una de las terrazas". Los ladrones consiguieron acceder al interior del establecimiento reventando los bombines de las cerraduras. Después inhibieron las alarmas del local, según fuentes del Departamento de Interior vasco. "Han cogido las cosas de mayor valor, todos los ordenadores de los jefes de cocina, los míos personales, cuchillos de lujo, bandejas de plata, teteras y botellas", enumeraba el cocinero.

El de Berasategui no ha sido el único establecimiento de referencia asaltado. La oleada de robos comenzó el pasado 26 de julio con el atraco del restaurante de Juan Mari Arzak, padre de la nueva gastronomía vasca, y continuó el 27 con el asalto de Akelarre, de Pedro Subijana. Todos cuentan con tres estrellas Michelín. Pero hay algo que diferencia los atracos. Si en los dos primeros los cacos reventaron también las cajas fuertes, en el último sólo se llevaron objetos, como confirmó ayer Berasategui.

La lista de establecimientos saqueados se completa con Saltxipi, Belartza, ambos en San Sebastián, las sidrerías Petritegi y Urkiola, en Astigarraga, y el bar del club de golf Basozabal.

"La vida hay que mirarla de forma positiva", se resignaba ayer Berasategui, "lo positivo de todo esto es que los ladrones no se toparon con nadie de la familia o con ningún empleado, porque estos no van con tiragomas".

El chef, que ya ha sufrido tres atracos, dos en el último año, confía en que la Ertzaintza detenga pronto a los asaltantes. "Cuando esto te pasa hay que trabajar, arrimar el hombro, seguir con la vida y hacer que la gente disfrute", zanjó el chef. El viernes, Berasategui abrió con normalidad y atendió a los 40 clientes que de media acoge el restaurante.