Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Movimiento antidesahucios

"Han cambiado la cerradura"

Un vecino de Valdemoro es desalojado por un impago de hipoteca

A Edwin Jiménez Pimentel su desahucio lo sorprendió en plena mudanza. "He ido a casa y han cambiado la cerradura", contó hoy por teléfono el hombre de 40 años. Fue un desalojo en silencio, no hubo concentraciones de personas a las puertas de su casa, tampoco medio centenar de antidisturbios, ni grandes pancartas. Bastó un cerrajero.

Durante cuatro años, Jiménez Pimentel residió en una vivienda de la avenida de Andalucía, en Valdemoro. Con la idea de adquirir la casa, contrató un crédito hipotecario por 184.000 euros en la caja La Kutxa. Asegura que pagó religiosamente durante dos años y medio, pero que hace año y medio dejó de asumir las mensualidades de 1.040 euros porque se quedó en el paro. Hace un mes recibió el aviso del desalojo. Decidió entonces mudarse a una casa de alquiler para evitar quedarse en la calle con su familia. No llegó a trasladar sus últimas pertenencias. "No conseguí sacar el sillón", asegura este hombre, que trabaja como guardia de seguridad.

Una vez entregada la casa, el hombre quiere que la caja de ahorros le condone la deuda, que asciende en total a 115.000 euros. Lo que se llama dación en pago. Por eso ha buscado el apoyo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. De hecho, este martes acudió, junto a una treintena de personas, a protestar frente las instalaciones de la caja de ahorros, en la calle de Caballero de Gracia, pero no logró nada. "Lo perdí todo", ha dicho.