Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU rompe el con el PSC en Cerdanyola del Vallès

Los socialistas gobernarán en solitario con 7 de los 25 regidores

Cuando todavía colean los resultados de los comicios del pasado 22 de mayo, hay gobiernos efímeros que han dejado de existir. Es el caso del acuerdo de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), entre Partit dels Socialistes (PSC) y Convergència i Unió (CiU), que hoy, antes del primer pleno de la legislatura, se ha roto. Ha sido CiU quién ha cedido y abandonado el Gobierno municipal. El portavoz nacionalista, Alfons Escoda, esgrime la falta de mayoría del gobierno local para argumentar su marcha: PSC y CiU sumaban 11 ediles, por 14 de la oposición, formada por ICV (5) PP (5), ERC (2) y los independientes Compromís per Cedanyola (2).

En el pleno de hoy estaba previsto el primer varapalo para el Gobierno municipal, heredero del que en 2009 desbancó a ICV de la alcaldía. La alcaldesa, Carme Carmona, llevó al pleno la estructura del Ayuntamiento, que incluía ocho tenientes de alcalde a repartirse 34 regidorías. Ante la previsible derrota, CiU ha decidido retirarse, según la versión de Escoda: "No se puede permitir esta stiación. Hemos optado por retirarnos y dejar a la alcaldesa la manera de crear un gobierno sólido". Carmona ha alabado la actitud de los que hasta hoy han sido sus socios de Gobierno, felicitando a CiU por su "acto de responsabilidad" por el "bien de la ciudad".

La ruptura de Gobierno que ha vivido Cerdanyola es la enésima en una ciudad acostumbrada en los últimos años a una convulsa política municipal. Si hace un año fueron PSC y CiU quienes se alineraron para echar a ICV de la alcaldía, fueron los nacionalistas hace dos legislaturas quienes auparon a los ecosocialistas al poder para defenestrar al PSC.

La estabilidad municipal parece, por ahora, lejos de lograrse. La alcaldesa ha anunciado tras la marcha de CiU que gobernará en solitario pese a estar en minoría: cuenta con 7 ediles de los 25 regidores que conforman el pleno municipal. Sin embargo, la posibilidad de entablar futuros pactos ha facilitado hoysu tarea: la estructura municipal (reducida, con cinco tenencias de alcaldía y los sueldos congelados), ha salido adelante con los votos a favor del PP y la abstención de ICV. CiU ha apoyado los sueldos pero se ha abstenido en el reparto de cargos.

Pese a gobernar en solitario, la alcaldesa busca un pacto para hacer estable su mandato. Carmona ha apostado por un acuerdo con ERC e ICV. CiU se abre a negociar para entrar en el gobierno con un tercer partido; y el PP afirma que su intención es entrar en el gobierno municipal.