Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 15-M abandona la plaza

La asamblea acuerda convertirse en itinerante y dejar la responsabilidad de la plaza a los que se queden

El movimiento 15-M abandona la plaza del Ayuntamiento de Valencia como sede oficial. Ayer, cientos de indignados, más de 500, decidieron que la asamblea se volverá itinerante, que cada semana se celebrará en un barrio o pueblo y que la acampada de la plaza del Ayuntamiento se convierte, en consecuencia, en un barrio más. Eso significa que es responsable de sus actos y que acogerá, igual que los demás, una asamblea cada cierto tiempo. La primera será, precisamente, la asamblea de barrios del domingo. Además, la mayoría de comisiones que aun mantenían sede en la plaza decidieron también dar el paso y dejarla.

Así, la acampada seguirá en la plaza pero de forma autónoma. Ayer, el núcleo duro de indignados colocados a la vanguardia de la asamblea, unos 50, criticaban la petición de los demás de votar la itinerancia de las reuniones. Como finalmente se votó en este sentido, resulta difícil saber como evolucionará la acampada, si decidirá recoger e irse, mantenerse como hasta ahora, o dejar un puesto simbólico de información como en la Puerta del Sol en Madrid.

En un comunicado, los indignados, que hacía tiempo que no juntaban ese número en la plaza, anunciaron que las comisiones de comunicación (prensa y medios, comunicación audiovisual y redes sociales) no permanecerán físicamente en la rebautizada como "plaça del 15 de maig" y que sus tareas, a partir de ahora, "tratarán por igual asuntos de la plaza, los barrios, otras ciudades, asuntos internacionales y las marchas a Madrid".

Otras comisiones, como la de acción, "también creen conveniente abandonar la plaza y coordinarse mediante Internet y con reuniones periódicas en la plaza (miércoles y domingo por la noche)", mientras la de logística ha reclamado "colaboración" para poder prestar ayuda y soporte a los barrios "y para poder abandonar la plaza y constituirse en almacenes".

"En general, todas las comisiones han coincidido en la importancia de la unidad, el respeto y la no violencia" al tiempo que se asegura haber "solucionado los pequeños conflictos que habían surgido entre algunas comisiones, y se ha retomado el ambiente solidario de la plaza", donde debe mantenerse, según los organizadores, "un ambiente cívico y respetuoso en lo que queda de la acampada".