Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El informe del Ayuntamiento de Barcelona sobre 'El Péndulo' señala fallos de fabricación

Los péritos del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña concluyen que la atracción se rompió por un error de diseño

El informe encargado por el Ayuntamiento de Barcelona sobre las causas de la caída de "El Péndulo", en la que en julio del año pasado murió una menor, concluye que la atracción del parque de tracciones del Tibidabo de la capital catalana se desplomó principalmente por un error del fabricante en el diseño y cálculo de los pernos que la sujetaban.

En las conclusiones del informe, los peritos del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña consideran que en la caída de "El Péndulo" concurren varias causas, aunque fueron determinantes las deficiencias en el diseño de la base de la atracción por parte de la empresa fabricante, la italiana Fabbri.

Según el informe, la atracción acabó rompiéndose debido a la "fatiga del material de los pernos de anclaje" de su base, por un error en el diseño y el cálculo de los pernos que la sujetaban por parte del fabricante Far Fabbri.

El estudio del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña, encargado por el consistorio barcelonés y que acaba de presentarse al juzgado, llega a conclusiones similares a la pericial encargada por la juez que investiga al caso respecto a la diversidad de causas que acabaron provocando el desplome de "El Péndulo". No obstante, distingue entre varias causas concurrentes, que incluyen desde deficiencias en la fabricación, la instalación y las revisiones de la atracción, y una causa determinante, que según los autores del estudio fue el error en el cálculo y en el diseño del tamaño de los pernos.

Para los ingenieros, la empresa fabricante no tuvo en cuenta los efectos que transmite a los pernos la vibración de la propia estructura de la atracción, lo que en su opinión "reduce drásticamente, por fatiga del material, sus previsiones de vida útil". Esa causa es, por sí misma, suficiente para provocar el colapso de la atracción, según el informe, que señala que el accidente se habría evitado con una revisión del proyecto del fabricante que cuestionara sus hipótesis de partida en el análisis estructural y con una "rigurosa y exhaustiva" inspección de los pernos por la base con ultrasonidos durante la revisión que se practicó un mes antes.

Entre las causas concurrentes que explican el accidente, el estudio señala cuatro imputables a la fabricante: la falta de definición del material y la geometría de los pernos, los fallos en el proceso constructivo definido por Fabbri y la solución constructiva que ésta especificó para la base de la atracción, así como la prescripción de pernos de tamaño inferior al idóneo.

Los autores del estudio culpan también a los responsables del proyecto de urbanización y a la dirección de la obra de haber aceptado unos pernos de un acero con unas características resistentes inferiores a las que consideró el fabricante, inducidos por la falta de definición de Fabbri. Además, el informe del Colegio de Ingenieros considera deficiente el mortero de nivelación que la empresa constructora colocó en la base de la atracción.

El estudio señala como otros factores concurrentes las deficiencias en la revisión de la atracción de los efectos que la vibración de "El Péndulo" producía en los pernos y reprocha que la entidad de inspección independiente ATISAE no detectara la rotura de los pernos en la última prueba ultrasónica realizada el 9 de junio de 2010, cerca de un mes antes del accidente.