Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Russell Crowe arremete contra la circuncisión

El actor enfada a la comunidad judía con frases en Twitter como: "¿Acaso crees que Dios necesita una donación de prepucio?"

Con Russell Crowe llega el escándalo. En Twitter, el protagonista de Gladiator arremetió contra la circuncisión, práctica que definió como "bárbara y estúpida". "¿Quién te crees que eres para corregir la Naturaleza? ¿Acaso crees que Dios necesita una donación de prepucio? Los bebés son perfectos", defendió este padre de dos niños -Charlie, de siete años, y Tennyson, de cuatro- en la red social contra una práctica milenaria que, además, está entroncada con la religión judía y musulmana.

Sus comentarios en Twitter llegan en un momento en el que tanto la ciudad de Santa Mónica como la de San Francisco, en California (EE UU), se plantean una posible legislación en contra de la circuncisión de los recién nacidos, lo que ha avivado el debate sobre si esta práctica realizada a los varones se puede considerar una mutilación sexual como la ablación de las mujeres.

Pero las palabras de Crowe se hicieron oír desde Italia, donde el actor se encuentra estos días, y como respuesta a una seguidora que le preguntó al actor nacido en Nueva Zelanda si debería de circuncidar a su bebé, una cuestión que hizo cometiendo una falta de ortografía. "Aquí te va una regla: si no sabes cómo se deletrea, no lo hagas", le respondió el actor ganador del Oscar.

Crowe continuó sus ataques contra la circuncisión en diferentes mensajes subrayando su preferencia por una forma "alternativa" de ser padre antes que por la "barbarie" que a su entender significa el hecho de circuncidar a los varones recién nacidos. "Siempre defenderé la perfección de los bebés, y creo en Dios, pero no en la interpretación del hombre de lo que quiere", agregó. También discutió en la red contra aquellos que ofrecían argumentos en defensa de la circuncisión relacionados con la higiene, conminándoles en un tono muy Crowe a "coserse el culo" si tanto les preocupa la suciedad de su cuerpo.

Pero en una industria como Hollywood, donde la comunidad judía es muy numerosa y controla los puestos más destacados, tanto creativos como de poder, los comentarios de Crowe no fueron bien recibidos. El actor quiso acercarse a lo que definió como sus amigos judíos citando entre ellos al realizador Eli Roth, a quien le pidió que rechazara esta práctica, parte de sus rituales religiosos. "Amo a mis amigos judíos. Sus manzanas, su miel y esos sombreritos tan simpáticos. Pero dejad de mutilar a vuestros bebés". Roth, amigo personal con quien acaba de trabajar en Man with the Iron Fist, aprovechó estos comentarios para bromear con el actor y quitarle hierro al asunto, aunque las palabras de Crowe fueron consideradas en medios como The Hollywood Reporter como un "insulto" que "hace burla" de las tradiciones religiosas. Ante la dimensión que está tomando el asunto, Roth disculpa a su "amigo" calificándole como una de las mejores personas que conoce y justificando todo el asunto como una broma.

La reacción contra los comentarios de Crowe motivó que el actor se disculpara de sus palabras: "Tengo un profundo y sentido amor por la gente de todas las nacionalidades y lamento haber dicho cosas aquí que hayan podido causar daño. Dejando mis propias creencias a un lado, me doy cuenta que algunos pueden interpretar este debate como hacer burla a las tradiciones y rituales ajenos. Lo siento", selló el intérprete, que de habitual reside en Australia y que se mantiene alejado de Hollywood precisamente por su falta de corrección política en sus relaciones con la industria.

Ahondando en la idea de que era una broma, Eli Roth arremetió contra los medios que habían reproducido los mensajes, como The Hollywood Reporter, o en su propia cuenta en la red social: "Pero, ¿no teneis gente que compruebe las historias? ¿Por qué no nos preguntáis a Russell o a mí, si tenemos cuenta en Twitter?".