Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La gente está en la calle y yo no puedo garantizar que no haya un nuevo terremoto"

Francisco Jódar, alcalde de Lorca, asegura que la gente tiene miedo de volver a sus casas y no considera prudente hacer público el número de fallecidos

"La gente no se atreve a entrar en sus casas y yo no puedo asegurarles que no haya un nuevo movimiento". Con estas palabras, Francisco Jódar, alcalde de Lorca, hacía público el sentimiento que ha invadido a la ciudad murciana tras los dos terremotos registrados esta tarde, que han dejado al menos diez muertos. Sentimiento de pánico y, lo que es peor, de incertidumbre. El edil compareció en rueda de prensa junto al Delegado del Gobierno en Murcia, Rafael González Tovar, y la ministra de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendia, e hizo una exposición de los hechos, aunque prefirió no dar de forma oficial el número de fallecidos.

"A las 17.05 ha tenido lugar un terremoto de 4,4 grados en la escala Richter que ha tenido su epicentro entre La Olla y Lorca", explicó Jódar. "Después, lo que creíamos que era una réplica ha sido un nuevo terremoto de 5,1 grados, con el epicentro a 10 kilómetros de distancia. Lo normal tras un terremoto es que se sucedan las réplicas. Algunas de ellas se sienten y otras no. Esta vez no ha sido así, sino que se ha producido un nuevo terremoto".

Explicó el alcalde que se activaron de inmediato todas las alertas, "el 061, la Cruz Roja, los bomberos, la policía" y anunció que un contingente de la Unidad Militar de Emergencias se encuentra de camino. Jódar agradeció la ayuda llegada a la ciudad no solo desde la región de Murcia sino desde otras Comunidades cercanas, y señaló que en las próximas horas podría haber réplicas, "aunque", matizó, "lo normal es que sean de intensidad decreciente".

Sin embargo, Jódar dejó la puerta abierta a que ocurra algo peor: "No podemos asegurar que no haya un nuevo terremoto", declaró sin dudarlo, poco antes de referirse a la situación en la que quedan los vecinos de Lorca. "La gente no se atreve a entrar en sus casas y no puedo garantizar que no haya un nuevo movimiento".

Señaló el alcalde los problemas que existían de telefonía móvil en la ciudad y no quiso especificar el número de plazas que se habilitarán en algunas naves para que la población pueda pasar la noche. "Hemos llamado a centros comerciales de aquí y de fuera para que nos suministren agua, comida, mantas, y hemos habilitado un teléfono de emergencias [900 117 816]".

Tras dar esa información, el alcalde fue preguntado por el número exacto de fallecidos, y contestó: "Hay víctimas mortales pero no es prudente todavía decir el número exacto".