Los ciudadanos demandan primarias abiertas para elegir a los líderes políticos

Un estudio revela que la crisis y los pulsos políticos han disparado el respaldo a un Estado centralizado.- Los encuestados demandan listas abiertas.- El modelo autonómico pierde apoyo.- Crece el sentimiento republicano

Cuando el debate en bares y salones parece reducirse únicamente a quién elegir, una detallada encuesta denuncia que la preocupación de los ciudadanos va más allá: achacan su descontento a la mala gestión de los políticos pero también a su valía moral y al funcionamiento de los partidos; apuestan por las primarias (los votantes del PP, con más fuerza si cabe) y las listas abiertas; y piden más sentido práctico y menos ideología. El estudio, de la Fundación Ortega-Marañón y Metroscopia -hecho entre el 24 de septiembre y el 5 de noviembre a partir de 5.000 entrevistas, con un margen de error del 1,4%- muestra además un repunte notable de los partidarios de la república y de un Estado sin autonomías.

Más información
Consulta íntegro el estudio 'Pulso de España 2010'
La mayoría de los españoles aprueba el matrimonio y la adopción homosexual

Modelo de Estado. Tras el recelo inicial ante el modelo autonómico, la apuesta por un sistema de Gobierno centralizado fue perdiendo apoyo social (del 29% de 1984 al 10% en 2003). En 2010 ha regresado a los niveles de hace tres décadas: uno de cada cuatro españoles apuesta por una Administración única (entre los votantes del PP es un 44%). El estudio apunta como posible causa de este "fuerte resurgir" a la "espiral reivindicativa" de competencias por parte de algunas comunidades".

Además, un 13% apoya un sistema federal de Estados, y un 9% la independencia de autonomías. Estos dos indicadores se disparan hasta el 25% y el 21% en Cataluña; y el 19% y 24% en el País Vasco (donde el 25% prefiere sin embargo el statu quo autonómico). El estudio refleja además que un 44% percibe "un amplio desafecto y recelo hacia Cataluña en el conjunto de España". En esa comunidad la cifra sube al 62%, mientras que el 56% en el resto de país lo considera exagerado e infundado.

Democracia, monarquía y constitución. El 72% de los entrevistados cree que la democracia actual constituye el mejor periodo de la historia española, frente al 21% en desacuerdo (26% entre los votantes del PP). Además, el 51% percibe el franquismo como un periodo "con cosas positivas y negativas" (el 38% lo denuesta). Respecto a la Constitución, la mitad le ve "cosas buenas y malas", y un 58% considera que, aunque sigue siendo válida, "necesita algunos retoques parciales".

La monarquía sigue perdiendo apoyos: en 1998 el 72% de los encuestados la respaldaba, frente a un 11% de republicanos. Ahora son un 57% y un 35% respectivamente. La mayoría (74%) cree que está firmemente consolidada y reconoce el papel clave del rey en la transición, pero considera (65%) que cada vez tiene menos sentido. En cualquier caso, el 79% considera que el príncipe tiene "apoyo y legitimidad social" para suceder a su padre.

Políticos y elecciones. El 30% de los entrevistados se dice de izquierdas, el 44% de centro y el 22% de derechas. Casi todos (82%) coinciden en que los políticos no tienen en cuenta lo que piensa la gente, y tal y como están organidos los partidos es difícil que atraigan a las personas más competentes y preparadas (79%). En general, el 78% percibe la situación política actual como mala o muy mala, y culpa a los actuales líderes (56%, frente al 27% que lo achaca al sistema).

¿Qué les piden los ciudadanos? Que busquen soluciones prácticas de la forma más rápida posible (84%) aunque no respondan a sus principios ideológicos. Sin embargo, el 34% critica actuén sin consideraciones de tipo religioso.

Además, el 57% de los encuestados cree que deberían elegir a sus candidatos mediante elecciones primarias abiertas a la participación de afiliados y votantes, porcentaje que crece hasta el 59% entre los votantes del PP. Y el 73% (sin apenas diferencias por ideología) apuesta por listas electorales abiertas.

Las figuras políticas nacionales más destacadas están retiradas de la lucha partidista: Adolfo Suárez, el rey y el príncipe. De los demás, solo aprueban Felipe González (6,3 a nivel global, 7,5 entre los socialistas y 5,1 entre los populares) y Javier Solana. José María Aznar obtiene un 4,6 muy polarizado (3,3 entre los socialistas y 7,3 entre los populares), José Luis Rodríguez Zapatero un 3,9 (5,5 y 2,1) y Mariano Rajoy un 3,7 (3 y 5,5).

Inmigración. El 71% de los encuestados cree que los inmigrantes deben tener los mismos derechos que los españoles. La mayoría (55%, 59% entre los socialistas y 45% entre los populares) no está de acuerdo además con que aquellos que "han venido a vivir y trabajar aquí" y se queden "en paro durante mucho tiempo" deban ser devueltos a su país.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS