Los Príncipes viajan hoy a Israel en plena escalada bélica

Ninguno de los 170 viajes oficiales que hasta ahora ha realizado al extranjero ha sido tan difícil y delicado como la gira que el príncipe de Asturias tiene previsto iniciar hoy por Israel, Palestina y Jordania. Y no solo por razones de seguridad. La llegada de Don Felipe y Doña Letizia a Oriente Próximo ha venido precedida por una nueva escalada de violencia que se inició el pasado jueves con el lanzamiento de un misil contra un autobús escolar israelí y ha seguido con una oleada de bombardeos de represalia sobre Gaza que hasta ayer se había cobrado la vida de al menos 18 palestinos.

La volatilidad de la zona aconsejó extremar la prudencia, hasta el punto de que la visita no se anunció hasta el pasado martes, por temor a que hubiera que cancelarla a última hora, como ya sucedió en 2006. Ha sido don Felipe quien mayor interés ha mostrado por volver a una región que ya visitó el Rey en 1996, aunque en su caso con una importante novedad: los Príncipes serán los primeros miembros de la Familia Real que visiten los territorios ocupados, aunque no pasen más de dos horas en ellos.

Más información
La Liga Árabe pedirá una zona de exclusión aérea sobre Gaza

El almuerzo que les ofrecerá el martes en Ramala el presidente palestino, Mahmud Abbas, no equivale a un reconocimiento diplomático pero es, como mínimo, un espaldarazo a la fórmula de los dos Estados -uno israelí y otro palestino- por quien encarna el futuro de la Corona española. Será después del verano cuando el Gobierno decida, de acuerdo con sus socios europeos, si reconoce al Estado palestino en sus fronteras de 1967.

Precisamente, el motivo del viaje a la zona es la conmemoración del 25 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel, en 1986. Una efemérides que ya trajo a Madrid, en febrero pasado, al presidente israelí, Simon Peres.

Con Peres y Netanyahu

El primer acto oficial de los Príncipes en Jerusalén, mañana lunes, será una entrevista con Peres. Además, el Príncipe mantendrá el martes un desayuno a solas con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Aunque la visita tiene carácter institucional, es difícil que el Príncipe -que no eludió durante la reciente visita del príncipe de Gales a España el contencioso de Gibraltar- pueda pasar por alto los aspectos más espinosos del conflicto.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS