Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV recalca que hace "todo lo que está en su mano" por la paz

Urkullu defiende la labor "discreta" de su partido ante las críticas 'abertzales'

El mismo día en que Bildu presentaba sus candidaturas sin concretar nombres; en que Rubalcaba y Ares anunciaban que pondrán "dos lupas" sobre esas listas; en que miles de personas, con pleno respaldo y presencia del PP, se manifestaban en Madrid contra la "presencia de ETA" el 22-M, el PNV tenía que dejar constancia de un mensaje público sobre el futuro de la izquierda abertzale.

Fue su propio presidente, Iñigo Urkullu, quien lo hizo, en declaraciones a los periodistas tras participar en San Sebastián en un acto con jóvenes candidatos de su formación. El líder peneuvista fue más allá del simple escenario electoral y destacó que su partido está haciendo "de manera discreta, todo lo que está en su mano" para asentar en Euskadi la paz y la normalización política. Y ello a pesar de las críticas públicas que recibe de la izquierda abertzale radical, que "no se corresponden con lo que se dice en privado".

En esa labor por la paz, Urkullu diferenció tres tipos de labores: la de quienes deben hacer más "el trabajo de manera visible", en referencia a la izquierda abertzale; después, la tarea de los que tengan responsabilidades políticas e institucionales, y, finalmente, otros que, "sin ningún afán de protagonismo", hacen "un trabajo en silencio, con discreción, de manera callada", en referencia a su partido. Eso sí, sin dar ninguna pista de las características de esa actuación.

El presidente peneuvista quiso desmentir a sus rivales del PSE o el PP y aseveró que su formación "no le tiene ningún miedo" a una posible presencia de Bildu en las urnas de mayo, con el argumento de que ni les perjudica ni les beneficia. Urkullo defendió que esta coalición "tiene que estar en las elecciones, como tendría que haber estado la autodenominada izquierda abertzale con su propia formación legalizada", en referencia a Sortu. Y reprochó a los socialistas su "confusión en los planteamientos" al respecto, entre quienes defienden que Bildu es una coalición legal y los que mantienen que "se van a analizar las listas con lupa".

Con Urkullu estuvieron,entre otros, sus tres principales candidatos en Guipúzcoa —los aspirantes a la alcaldía donostiarra, Eneko Goia; a la reelección como diputado general, Markel Olano, y a presidir las Juntas, Eider Mendoza— o el cabeza de lista en Vitoria, Gorka Urtaran.

La réplica socialista llegó de la mano de su portavoz parlamentario y secretario general en Vizcaya, José Antonio Pastor, quien censuró que Urkullu pretenda "atribuirse el mérito de la supuesta conversión" de la izquierda abertzale, cuando el PNV "se ha opuesto por sistema a todas las medidas que el Estado de derecho ha aplicado contra el mundo de ETA y que han tenido éxito".

El argumento, repetido en las filas del PSE, es el mismo que Pastor usó en su debate con el peneuvista Joseba Egibar en el pleno parlamentario del pasado jueves.

"Si la izquierda abertzale está haciendo ese camino, y si ETA está en las últimas, no ha sido porque se hayan caído del caballo deslumbrados por la luz de la democracia, sino porque les hemos obligado a bajarse del burro de la violencia", subrayó Pastor en un acto en Ermua (Vizcaya).