Garzón pide al Supremo las grabaciones íntegras a los cabecillas de la Gürtel en la cárcel

El recurso señala que el instructor de la causa no da razones por las que debe prevalecer el derecho a la intimidad sobre el derecho de defensa

El juez Baltasar Garzón ha presentado un nuevo recurso en el caso de las escuchas que instruye contra él el instructor del Supremo Alberto Jorge Barreiro pide que se incorporen al proceso las "grabaciones íntegras" de las conversaciones grabadas en la cárcel de Soto del Real (Madrid) mediante el sistema "Marathón" a los cabecillas de la trama Gürtel, en vez de segregar las que, según el número dos de la trama, Pedro Crespo, afectarían a su "intimidad".

El recurso, presentado por el abogado y catedrático Francisco Baena Bocanegra ante al Sala de lo Penal del Supremo, aduce que el instructor Barreiro ha infringido el artículo 24 de la Constitución sobre derecho a utilizar los medios de prueba pertinentes por no haber incorporado al proceso todas las grabaciones en su integridad. La defensa de Garzón señala que Barreiro ha ordenado un expurgo de las conversaciones a instancias de Crespo "exclusivamente para proteger su intimidad" y señala que el instructor no da razones por las que debe prevalecer el derecho a la intimidad sobre el derecho de defensa.

Más información
El Supremo rechaza todas las pruebas de Garzón en dos de las tres causas abiertas
Anuladas las conversaciones en prisión entre los imputados en la trama Gürtel y sus abogados
Garzón denuncia al Supremo ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo por la causa del franquismo
Garzón demanda al Supremo por el caso del franquismo
Garzón cita las escuchas del 'caso Marta del Castillo' para recurrir su imputación
Un informe destapa contratos ilegales adjudicados en Jerez a la red Gürtel

Según el abogado de Garzón, en toda intervención de comunicaciones queda afectado el derecho a la intimidad de los interesados, pero eso no significa que en el caso de colisión entre ambos derechos deba prevalecer el de la intimidad, que está limitado por todos los derechos fundamentales e incluso por la finalidad de preservar otros bienes constitucionalmente protegidos. Si el temor del juez instructor es la posible publicidad de esos elementos, debe adoptar cuantas precauciones sean necesarias para evitarlo, pero no eliminar de la causa aquellas partes que entienda que no se pueden divulgar, razona el recurso. Si no, el verdadero perjudicado no es otro que el que se tiene que defender, o sea, Garzón.

Impugnación del plazo de tres días

Por otra parte, el defensor impugna el plazo de tres días que Barreiro dio a Garzón para escuchar las cintas expurgas en la secretaría del tribunal, dado que no hay forma de saber si las copias que hay en la secretaría son "fiel y exacta copia" de las grabaciones originales íntegras que se practicaron en la cárcel de Soto.

El defensor enumera una serie de diligencias de las que se desprende que el CD que hay en la secretaría ha soportado anteriores expurgos ordenados por el juez instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Madrid, Antonio Pedreira, y antes aún las que ordenó el propio Garzón para preservar el derecho de defensa de los abogados de los querellantes. A esos expurgos se añade el ordenado por Barreiro relativo a la "intimidad" de Pedro Crespo, "lo que hace innecesarios mayores comentarios sobre las consecuencias".

Por consiguiente, la defensa de Garzón reclama a la Sala que revoque las decisiones de Barreiro e incorpore a la causa la totalidad de las grabaciones originales practicadas a los cabecillas de la Gürtel en la cárcel.

El juez Baltasar Garzón a su llegada al Supremo el pasado 7 de marzo.
El juez Baltasar Garzón a su llegada al Supremo el pasado 7 de marzo.ÁLVARO GARCÍA
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS