Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez archiva el caso de Can Fàbregas en el que estaba imputado el alcalde de Mataró

El magistrado ha levantado las medidas cautelares que impedían finalizar el desmontaje y traslado de los restos de la antigua fábrica

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Mataró ha ordenado el archivo del caso de Can Fábregas, en el que estaban imputados el alcalde, Joan Antoni Barón (PSC) y el edil de urbanismo, Ramon Bassas, por un presunto delito contra el patrimonio y contra la ordenación del territorio. Además, el juez también ha resuelto levantar las medidas cautelares que impedían la finalización de los trabajos de traslado y desmontaje de los restos de la antigua fábrica de Can Fábregas, ha informado el consistorio en un comunicado.

El caso se remonta a principios del 2010, cuando el Juzgado de Mataró aceptó a trámite la querella presentada por el fiscal contra el alcalde, el concejal de urbanismo y la letrada del Servicio de Urbanismo del Ayuntaiento, por el desmontaje de la antigua fábrica de Can Fábregas, declarada Bien Cultural de Interés Local, para instalar un centro comercial.

Por lo que se refiere al presunto delito contra el patrimonio, el juez ha concluido que el desmontaje de la fábrica fue dentro de un proceso lícito autorizado por la Ley del Patrimonio Cultural Catalán y el Plan Especial del Patrimonio Arquitectónico de Mataró, a pesar de que estaba catalogada como Bien de Interés Local. De la misma manera, el juez ha interpretado que el traslado que se realizó de las piezas de la fábrica no han implicado la pérdida de los elementos arquitectónicos protegidos.

La resolución judicial señala que el proceso de desmontaje y traslado de los restos de la antigua fábrica fue avalado por la Dirección General del Patrimonio Cultural de la Generalitat, entre otros organismos. Respecto al presunto delito contra la ordenación del territorio, el juez ha resuelto que el Ayuntamiento de Mataró hizo una interpretación "razonable" de la Ley de Urbanismo de Cataluña en el momento de decidir almacenar las piezas desmontadas de la fábrica.

"Hoy es un día importante. Quiero agradecer a todos aquellos que han trabajado porque se ha demostrado que las cosas se estaban haciendo bien como son los técnicos, los miembros del gobierno y la ciudadanía que nos ha dado su apoyo", ha manifestado esta tarde el alcalde, Joan Antoni Baron.

De esta manera, el proceso para que El Corte Inglés se ubique en el lugar que ocupaba la antigua fábrica, en el centro de la ciudad, sigue adelante ya que, por otro lado, el juez ha resuelto proceder al levantamiento de las medidas cautelares que impedían finalizar los trabajos de desmontaje y traslado de las piezas de Can Fábregas. En este sentido, Joan Antoni Baron ha explicado que "El Corte Inglés nunca dejó de lado su interés para ubicarse en la ciudad (...) claro que teníamos el temor de perder la oportunidad de que viniera, ya que teníamos que cederle el solar antes del 2 de junio". La querella que dio paso a esta actuación fue presentada por la Candidtura de Unitat Popular de Mataró.