Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los radares de tramo detectan más de 2.000 infractores durante la fase de pruebas

El túnel de Guadarrama multa desde hoy.- El de Torrox lo hará a partir de marzo

Uno de los dos primeros radares de tramo de España está en Madrid.
Uno de los dos primeros radares de tramo de España está en Madrid.

Más de 2.000 conductores fueron sorprendidos a más velocidad de la permitida durante el periodo de pruebas -entre el 22 de diciembre y ayer- de los dos primeros radares de tramo, el de la AP-6 del túnel de Guadarrama (Madrid) y el de la A-7 en el túnel de Torrox (Málaga). El primero sorprendió a 273 infractores, de los 140.000 controlados (un 0,2%), y el radar malagueño a 1.800 de los 100.000 vigilados (un 1,8%).

Ninguno de los 2.073 conductores que excedieron los 100 kilómetros por hora permitidos en los dos túneles fue multado, aunque todos recibieron una carta firmada por el director de Tráfico, Pere Navarro, en la que les informaba de que la sanción podría haber ascendido a 600 euros de multa y la pérdida de seis puntos de carné. Sin embargo, desde hoy, las multas del túnel de Guadarrama serán reales. No lo serán las del radar de Torrox, que también estaba previsto que comenzara a funcionar hoy, pero no lo hará hasta el mes que viene.

El radar de Guadarrama cubre un recorrido de 3,5 kilómetros por hora, en el sentido A Coruña, mientras que el de Torrox, vigila 1 kilómetro en sentido Barcelona. Estos radares, anunciados con la misma señal que los radares fijos, funcionan con dos cámaras situadas al principio y al final del subterráneo, que registran la matrícula del vehículo y la hora exacta a la que pasa. Los datos son remitidos a un ordenador central en tiempo real, que calcula la velocidad media que ha mantenido el vehículo en el tramo. En el caso de que se hayan excedido los 100 kilómetros por hora, el ordenador envía los datos del infractor al centro de gestión de multas de tráfico de León.

Según Tráfico, este tipo de radar es más justo, ya que no puede ser evitado por los conductores que frenan ante un radar fijo pero, al mismo tiempo, no sanciona a los conductores que habitualmente circulan a la velocidad adecuada y en un despiste aumentan su velocidad.

Cuatro nuevos radares

La Dirección General de Tráfico (DGT) instalará en 2011 otros cuatro nuevos radares de tramo, de los seis que anunció el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a principios de año: en la AP-66 en Barrios de Luna (León), en los túneles del Pardo de la M-40 (Madrid), en la AP-9 en Sartego (A Coruña) y la A-7, en San Juan (Alicante).

Las asociaciones de conductores Real Automóvil Club de España (RACE) y Automovilistas Europeos Asociados (AEA) han dado su visto bueno al pleno funcionamiento del primer radar. El director de Seguridad Vial del RACE, Tomás Santa Cecilia, considera "acertado" que se implanten los radares de tramo en túneles, porque servirá para "reducir los accidentes" en lugares "conflictivos". Por su parte, el presidente de AEA, Mario Arnaldo, no pone "ninguna objeción siempre y cuando se instalen en tramos homogéneos (con un límite de velocidad uniforme), esté advertida su presencia para que se consiga el fin de prevención y no se conviertan en instrumentos de recaudación".