Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La militarización del espacio aéreo no ha evitado el aumento de retrasos en los aeropuertos

Esta noche termina el sometimiento de los controladores a la jurisdicción militar. -El Gobierno estima que se han cumplido los objetivos que se fijó

A las 12 de la noche de hoy sábado finaliza el estado de alarma que somete a los controladores a la jurisdicción militar. La ministra de Defensa, Carme Chacón, se reunirá durante el día con los oficiales encargados de dirigir y supervisar el control del espacio aéreo durante la declaración del estado de alarma para hacer un balance de su actuación.

La militarización del espacio aéreo español no ha evitado que aumenten los retrasos en los aeropuertos. Según AENA, en diciembre (el estado de alarma tras el motín de los controladores comenzó el día 4) la puntualidad en toda la red empeoró en algo más de dos puntos: del 63,3% de vuelos en hora (dentro de un lapso de 15 minutos sobre la hora prevista) registrados en diciembre de 2009 al 61,2% en el último mes de 2010. El retraso medio de los vuelos demorados pasó de 62 a 68 minutos.

AENA aduce que hay que tener en cuenta el mal tiempo en Europa el mes pasado. Según los datos preliminares proporcionados por Eurocontrol para diciembre, solo el 5,7% de los 431.124 minutos de retraso (suponen un coste de 31 millones) registrados en el espacio aéreo español se debió a las condiciones meteorológicas. El 71% se achaca a problemas de capacidad (cuando la demanda de servicio excede la oferta) y el 1,3% al plante.

Parabienes a los militares

La Unión sindical de controladores aéreos (USCA) añade que el cierre del espacio aéreo durante 24 horas afectó a la puntualidad y que además, los militares han aplicado las restricciones de capacidad "con mucha profesionalidad" y de manera estricta, según el portavoz Daniel Zamit, "primando la seguridad sobre todo".

El sindicato hace un balance muy positivo de la actuación del millar de militares -700 oficiales y el resto personal de apoyo- que han participado en el dispositivo. Trabajar a sus órdenes ha sido "un gusto" aunque sea "duro admitirlo", dice Zamit, que añade que van a enviar una carta de agradecimiento al Ejército. El Gobierno considera cumplidos los objetivos del estado de alarma, incluido el principal: "garantizar la normalidad en los aeropuertos" en Navidades, según dijo el vicepresidente Rubalcaba.

Para el Gobierno el mes largo que ha durado esta situación ha servido para cumplir los objetivos que se había marcado: por un lado "garantizar el derecho de los españoles a viajar sin problemas y asegurar la normalidad en los aeropuertos en épocas complicadas "y por otro "lograr encauzar el diálogo" con los controladores que ahora negocian con AENA un nuevo convenio con unos plazos perfectamente establecidos. "Se ha nombrado a un árbitro que tendrá que emitir su laudo el 28 de febrero y las negociaciones durarán hasta el 31 de enero". En estos términos se ha manifestado el vicepresidente primero del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Rubalcaba ha asegurado que desde el momento en que finalice el estado de alarma, las torres de control de los aeropuertos dejarán de estar bajo la supervisión del Ejército, pese a que el real decreto del 3 de diciembre otorgaba al Ministerio de Defensa por tiempo indefinido el "control de los controladores", según reza el propio texto. El decreto del (aprobado por un Consejo de Ministros extraordinario el 4 de diciembre y luego prorrogado por las Cortes) decae por sí mismo ya que tiene un plazo concreto de validez.

Sin incidentes graves

Durante estas seis semanas de militarización del espacio aéreo no constan incidentes relevantes. Según AENA, las ausencias al puesto de trabajo a última hora "han desaparecido por completo". También ha habido cambios en la cúpula del área de Navegación Aérea de AENA. El ex director de operaciones Andrés Torrecilla (que según USCA tiene pendientes tres querellas por cuestiones de seguridad) ha sido relevado por Gabriel Novelles y está en EE UU para preparar la reordenación técnica del espacio aéreo.

AENA sigue negociando el convenio con los controladores, pero se le abre otro frente con el resto de empleados. CC OO, UGT y USO anunciaron ayer huelgas si no se les garantizan los puestos de trabajo tras la privatización.