Lily Allen pierde el bebé que esperaba

La cantante, embarazada de seis meses, cogió un virus que su gestación no resistió

A nadie le llamó la atención que Lilly Allen no asistiera, como estaba previsto, al concierto solidario que había montado su amigo Elton John el fin de semana. Es normal que una embarazada en el sexto mes de gestación prefiera cuidarse y evitar sobresaltos, más aun cuando se sabía que la joven cantante había cogido un virus la semana pasada y, en su condición, no podía tomar medicamentos.

Elton John la disculpó ante el público con estos mismos argumentos, pero la verdad era que esa misma noche de sábado, Allen estaba de camino al hospital, con unos fuertes dolores en el abdomen, que acabaron por terminar con su avanzado embarazo. Poco antes de ser ingresada, la cantante había escrito en su Twitter: "Rezad un poquito".

Pero los intentos de los médicos por salvar el segundo embarazo de Lily Allen fueron infructuosos y la joven de 25 años y su novio, el constructor Sam Cooper, perdieron a su hijo. Para la cantante, se trata del segundo aborto tras la pérdida, en 2008, del bebé que esperaba con su pareja de ese momento, Ed Simmons.

Allen y Cooper habían anunciado a principios de agosto de este año que iban a ser padres, después de que los médicos le aseguraran a la artista que, tras tres meses de gestación, el bebé se encontraba en perfectas condiciones. "No es necesario decir que los dos estamos absolutamente encantados", anunció la cantante a sus fans en ese momento.

Lo más visto en...

Top 50