_
_
_
_
_

Condenados dos Ñetas a cuatro años de cárcel por apuñalar a dos 'mossos d'esquadra'

El juez no acepta la declaración de los testigos que culpaba a los agentes de la policía autonómica

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 4 y 3 años de prisión a dos componentes de la banda latina Ñetas por apuñalar y agredir a dos agentes de los Mossos d'Esquadra que vestían de paisano, a los que les delató el sonido de la emisora policial a través del walkie talkie de uno de ellos.

La sentencia ha dado por probado que el 8 de febrero de 2009 los agentes se dirigieron al parque Joan Miró de Barcelona en atención al rumor de que iba a tener lugar una pelea entre Latin Kings y Ñetas. El grupo de Lating Kings se percató de la llegada de los Ñetas y huyeron mientras los Mossos d'Esquadra siguieron al grupo agresor para informar e intervenir policialmente si fuera necesario.

En el juicio el fiscal defendía que los agentes "tuvieron la mala suerte de que los acusados y un grupo de personas no identificados oyeron la emisora" y espetaron: "Policía. Son escoria. Matadlos". Un grupo de cuatro personas entre las que se encontraban los acusados, Víctor Israel Q. G. e Ismael Antonio A. L., rodearon a los agentes mientras éstos se identificaban como policías.

Golpes y cuchilladas

En el momento en el que uno de los agentes intentó retener a uno del grupo, Ismael Antonio A. L. le asestó un golpe en la cabeza con un gran palo mientras que Víctor Israel Q. G. acuchillaba dos veces a su compañero. Si bien los acusados reconocieron que dieron "dos pinchazos" con una navaja a un agente y un garrotazo a otro, no han reconocido que fueron ellos los que iniciaron el ataque.

En el mismo juicio varios testigos expusieron que fueron los agentes quienes empezaron la trifulca. Al ir vestidos de paisano, tres testigos se sorprendieron cuando supieron que eran policías. "Pensaba que era una pelea de skins contra latinos. Escuché que les insultaban en catalán, pero no oí que se identificaran", sostuvieron matizando que los agentes les perseguían insultándoles hasta que los atraparon y les golpearon.

Confusión

Según reza la sentencia, los testigos vieron la agresión cada uno desde un ángulo y en momentos distintos -porque la sucedido no fue breve-, y en medio de una "enorme confusión, que no resulta suficiente para la construcción de los hechos". "Sin querer dudar de la veracidad de sus explicaciones, pero considerando que la información resulta contradicha por otras pruebas, y carece de entidad y empaque para restar verosimilitud a las declaraciones de los agentes", se apunta.

Con todo, el juez no ve en el apuñalamiento por parte de Victor Israel Q. G. la intención de acabar con la vida del agente y no considera que su gesto sea constitutivo de un delito de homicidio en grado de tentativa. Por todo ello, le condena a 4 años de prisión y a una indemnización de 11.610 euros para el agente apuñalado por un delito de atentado en concurso medial con un delito de lesiones y condena a Ismael Antonio A. L. a 1 año de prisión por el delito de atentado y a otros dos años por el delito de lesiones, y deberá pagar al otro agente una indemnización de 8.610 euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_