Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC da por rota la negociación para un 'cara a cara' televisivo

Puig tacha de "insulto a la inteligencia" hacer un debate en castellano

El primer cara a cara de las elecciones catalanas corre un alto riesgo de no celebrarse. El PSC anunció ayer que rompe las negociaciones para establecer las reglas del debate entre su líder y presidente de la Generalitat, José Montilla, y su rival de CiU, Artur Mas. ¿El motivo? Unas declaraciones que hizo ayer por la mañana Felip Puig, secretario general adjunto de Convergència, que indignaron a los socialistas. "La propuesta de Montilla, puede que sin darse cuenta, lo que hace es insultar la inteligencia de los electores y de la gente castellanohablante", dijo Puig a Europa Press en alusión a la intención del PSC de hacer uno de los debates en castellano.

El número dos convergente recordó que Montilla ha utilizado todo el mandato el catalán y que con esta petición solo aspira a "excitar artificialmente la campaña y eso supone un ataque a la convivencia lingüística y social".

El PSC, que había ofrecido hacer dos debates con audiencias complementarias ?se negociaba organizar uno en TV-3 y otro en otra cadena de ámbito estatal?, calificó las palabras de Puig de "graves e injustas acusaciones". "Sientan un peligroso precedente. Puig ataca y manipula la oferta de Montilla", aseguró el partido en un comunicado. "CiU ha roto unilateralmente una norma aceptada conjuntamente por los negociadores de no hacer comentarios técnicos, valoraciones políticas ni filtraciones sobre los aspectos de la negociación mientras esta no haya finalizado", rezaba el comunicado, en el que se instaba a CiU a rectificar. A la espera de la respuesta de Mas, el debate queda en suspenso. En 2006, el cara a cara no se celebró porque el líder de CiU rechazó hacerlo en castellano.

Por otra parte, Puig anunció en la misma entrevista que CiU abrirá a la gestión privada servicios de la Generalitat si gana las elecciones. El modelo de concierto, concretó Puig, se extenderá al transporte, la movilidad, la sanidad y la gestión de infraestructuras para mejorar la "eficiencia, eficacia y ahorro" de dichos servicios. Puig concretó que Mas abrirá a la competencia los trenes de cercanías y regionales, tras "replantear" el traspaso de ambas competencias ?la de los trenes regionales está pendiente de concretarse? para que la Generalitat tenga capacidad de decisión sobre trenes, estaciones y vías, y abra su gestión a operadores privados.