Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero y Gallardón se enzarzan en una discusión por la financiación local

Los responsables de la capital mantienen que el Ejecutivo le está "asfixiando" económicamente

Poco antes del inicio del desfile en Madrid de la Fiesta Nacional, al igual que el año pasado, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha coincidido con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Pero en esta ocasión los dirigentes no han comentado los abucheos del público a Zapatero ("Forma parte del ritual", dijo el año pasado el presidente ante el alcalde y la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre) sino que se han enzarzado en una discusión sobre la refinanciación de la deuda del consistorio madrileño, que asciende a 7.145 millones de euros, y la financiación de las entidades locales que están forzando un pulso entre ambas administraciones.

Fuentes de La Moncloa han señalado que el alcalde de Madrid se ha dirigido al presidente del Gobierno "insistente pero educado". Gallardón ha reprochado a Zapatero que las comunidades autónomas puedan endeudarse y los ayuntamientos no. El jefe del Ejecutivo ha contestado al regidor madrileño que no es así y que ni todos los municipios ni todas las regiones se endeudan. Durante el encuentro, que ha sido interrumpido por la llegada de los Reyes, el alcalde de la capital ha ofrecido al presidente un "plan alternativo"para refinanciar la deuda del consistorioque este último se ha mostrado abierto a recibir en un plazo de 15 días.

El entorno del alcalde no ha querido entrar a valorar una "conversación privada", pero mantiene que los reproches que le ha hecho Gallardón al presidente han sido los mismos que ya se habían hecho públicos en las últimas semanas.

El jueves pasado, el regidor acusó al presidente de "mentiroso y envidioso" y tachó al Gobierno de "obstaculizador de los madrileños". "Zapatero mintió el pasado martes en el Senado cuando dijo que Madrid quería aumentar su deuda. Lo qué no sé es si se trata de una mentira de Zapatero o de una mentira que le haya contado [la ministra de Economía y Hacienda] Elena Salgado. Desde luego, el ministerio sabe que eso es falso y que no pretendemos aumentar nuestra deuda, sino lo contrario, vamos a reducirla", dijo el alcalde en la rueda de prensa de la Junta de Gobierno. El alcalde, que no suele excederse en sus formas, estaba, según sus colaboradores, "harto" y "enfadado" por las medidas que está tomando el Ejecutivo -"el más antimunicipalista de la historia", dijo el regidor- y que afectan a su gobierno hasta el punto de que no puede pagar a sus proveedores. La amonestación pública de Gallardón no debió gustarle al presidente que un par de días antes había mantenido en el Senado: "Hay que decirle al Ayuntamiento de Madrid que no se endeude más".

El alcalde y su mano derecha, el vicealcalde, Manuel Cobo, también han reprochado en las últimas dos semanas que la deuda del Estado es muy superior a la de la capital y que, a pesar de eso, sigue endeudándose, mientras que a la capital le impide hasta refinanciarse. Cobo y Gallardón han inisitido varias veces en que "Madrid no quiere endeudarse más sino que lo que necesita es que le autoricen refinanciar 257 millones de euros de la deuda que le vence en este ejercicio" y que el Ejecutivo apruebe una línea de crédito ICO, contemplada en la recién aprobada ley de morosidad, que facilite a las entidades locales el pago a los proveedores. En el caso de Madrid, la media en el retraso del abono de las facturas asciende a nueve meses.