Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero y Rajoy sitúan a los jóvenes como prioridad en la recuperación de empleo

"Seis años de Zapatero nos han devuelto al paro de 1996", dice el presidente del PP en un acto multitudinario en Antequera.- El jefe del Ejecutivo defiende la reforma laboral recién aprobada en el Congreso para atacar el paro juvenil

Objetivo: los jóvenes. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, han situado el desempleo juvenil en España, amenaza imparable de una generación perdida como alertaba esta semana el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, al frente de las prioridades en la batalla por la recuperación del empleo. Una ofensiva contra el paro juvenil (en España hay 1.573.600 parados entre 16 y 29 años) que el presidente del PP ha llevado al hilo central protagonista de su discurso desde Antequera (Málaga) para prometer un "futuro mejor". Mientras, el jefe del Ejecutivo, de visita en Gavà (Barcelona) con motivo de la Fiesta de la Rosa, ha echado mano de la reforma laboral recién aprobada por el Parlamento para empezar a revertir la "precariedad" que sufre "especialmente" el pilar más joven de la población española.

El centro del cambio

Rajoy ha querido convertir Antequera en el "centro del cambio político en Andalucía y en España", desde donde el PP reconquistará el Gobierno central y conseguirá el de la Junta. Así lo ha expresado el líder popular en un multitudinario acto en la plaza de toros de la localidad, en el que se ha centrado, como viene siendo habitual, en el paro para fustigar al Gobierno, anunciando que su partido revertirá las cifras del desempleo "como hizo a partir de 1996" y conseguirá que "los jóvenes españoles tengan mejor futuro que sus padres, como ha sido siempre".

El líder de la oposición, que ha iniciado su intervención diciendo a los miles de congregados que será "el próximo presidente del Gobierno", ha centrado su discurso en el paro. Ha querido destacar que se trataba de un "acto en positivo, de esperanza, de confianza en el futuro, un acto para el cambio y para el empleo". Así, ha recordado que "el PP llegó al Gobierno en 1996 y en ese momento 22 de cada 100 españoles no podían trabajar". En 2004, cuando abandonó el poder, había una tasa del 10%. "Seis años de Zapatero nos han devuelto a 1996, ése es el balance de Zapatero y es lo que estamos dispuestos a solucionar una vez más".

"El empleo es nuestra prioridad para hoy, mañana y para el futuro, nosotros no nos resignamos a que haya 4,7 millones españoles que quieren trabajar y no pueden, a que haya un millón de andaluces que quieren trabajar y no pueden", ha clamado Rajoy, para después centrarse en el paro juvenil, que alcanza el 42%. "Muchos jóvenes tienen un horizonte difícil", ha dicho, aunque estén "muy preparados". "Nosotros no nos resignamos, esto tiene solución. Trabajaremos para que los jóvenes tengan un futuro mejor que sus padres, como ha sido siempre", ha prometido, mientras los asistentes trufaban su intervención de gritos de "Zapatero dimisión" y "Se nota, se siente, Mariano presidente".

Para esa tarea, en especial en Andalucía, ha propuesto a Javier Arenas, el líder de los populares de la comunidad, al que ha definido como "el mejor ministro de Trabajo de la democracia". "Javier sabe crear empleo", ha sentenciado Rajoy "y lo hará de nuevo en Andalucía".

Los frutos de la reforma laboral

El presidente del Gobierno, por su parte, en un mitin en Gavà (Barcelona) junto al líder de los socialistas catalanes, José Montilla, ha explicado que su Ejecutivo tiene como objetivo reducir la precariedad laboral, sobre todo entre los jóvenes, informa Miquel Noger. "Hay que cambiar el mercado laboral porque no es asumible la tasa de paro que tenemos. La reforma laboral dará frutos aunque haya que hacer esfuerzos".

"Mal que les pese a muchos, España y Cataluña van a recuperar la fortaleza de su economía", ha dicho Zapatero. "Y lo hará con reformas para que la economía funcione mejor, para que se pueda crear empleo y especialmente para los jóvenes que son los que más sufren el problema del paro y la precariedad", ha añadido.

Respeto por los sindicatos

"El mercado laboral no funciona y hay que cambiarlo" ha manifestado Zapatero para justificar la reforma laboral y contrarrestar la campaña de los sindicatos a diez días de la huelga general. El presidente del Gobierno ha vuelto a expresar "respeto" por las centrales sindicales, pero ha asegurado que toda la actuación del Gobierno en materia económica y laboral se basa en la "responsabilidad".

Zapatero también ha defendido la labor del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, presente en el mitin y que dejará la cartera tras la huelga del 29 de septiembre para incorporarse a la candidatura del PSC en Cataluña. "Alguien le ha llamado el ministro del paro", ha lamentado Zapatero recordando que el Gobierno "no tiene un botón que pueda hacer crecer o disminuir el paro". Lo que sí puede hacer el Gobierno, ha dicho el presidente del Gobierno, es proteger a los parados. "Y con Corbacho al frente del Ministerio los parados ha sido el periodo de más cobertura para los parados".