Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enamoradas por un truhán, vendidas como prostitutas

Cinco detenidos por 'comprar' mujeres y obligarlas a prostituirse en Tarragona.- Los supuestos novios les prometían una vida mejor en Barcelona.- Los arrestados agredían y amenazaban de muerte a las víctimas, captadas en Rumanía

Una joven rumana se enamora de un hombre que le ofrece una vida mejor en España y, sin pensarlo, se va con él. Así, como una historia de amor, empezó el calvario de una docena de mujeres que fueron obligadas a prostituirse en carreteras de Tarragona. La red de proxenetas que las tenía sometidas ha sido desarticulada ahora por los Mossos d'Esquadra, en una operación policial que ha puesto al descubierto las agresiones sexuales y amenazas de muerte que sufrían las víctimas de la trata de blancas, de entre 19 y 38 años.

En connivencia con la red de explotadores establecida en la localidad de Vinaròs (Tarragona), los falsos novios captaban en las calles de Rumania a chicas de extracción social humilde. Una vez en Tarragona, las vendían a los proxenetas y regresaban a su país.

Los cinco presuntos proxenetas detenidos empleaban una gran violencia contra las chicas. Las mujeres, convertidas a la fuerza en prostitutas, eran obligadas a mantener relaciones sin protección con los clientes que lo pidieran. También debían someterse a los deseos sexuales de sus jefes y, si no lo hacían, sufrían agresiones físicas, sexuales y vejaciones, según la investigación de los Mossos. Una de las mujeres que se rebeló contra esa situación fue encerrada en un piso y, durante cinco días, sufrió toda clase de humillaciones. Al salir, volvió a esperar clientes a pie de carretera.

La unidad de Tráfico de Seres Humanos de la policía autonómica ha constatado que la organización controlaba los precios de cada servicio y que se quedaba con todo el dinero obtenido por las prostitutas. Si una de ellas se quedaba embarazada, era obligada a mantener relaciones hasta que estaba en un avnanzado estado de gestación. Entonces, el grupo le obligaba a interrumpir el embarazo sin las mínimas condiciones sanitarias, lo que suponía un grave riesgo para la salud de las mujeres.

Los cinco hombres fueron arrestados en Vinaròs y han ingresado ya en prisión por orden del titular del juzgado de instrucción número 3 de Amposta. Están acusados de los delitos de proxenetismo, contra los derechos de los trabajadores extranjeros, agresiones, sexuales, detención ilegal y contra la salud pública. El caso sigue bajo secreto de sumario.

Los detenidos, todos ellos con domicilio en Vinaròs (Castellón), son Tudor P. de 32 años, Vasile P. (35), Giani P. (20), Ioan I. (30) y Profira Riri O. (31). Se les imputa delitos relativos al ejercicio de la prostitución, contra los derechos de los trabajadores de ciudadanos extranjeros, agresiones sexuales, detención ilegal y contra la salud pública. Los arrestados pasaron a disposición judicial el viernes y el juez decretó prisión provisional para los cinco. Los agentes continúan haciendo gestiones para localizar al resto de víctimas de este grupo.