Investigados dos guardias civiles por delitos urbanísticos en Canarias

El agente del Seprona que denunció el caso recibió "recomendaciones" de algunos mandos del instituto armado para que abandonara la investigación

Santa Cruz de Tenerife - 29 jul 2010 - 18:20 UTC

El Juzgado de Instrucción número 2 de Los Llanos de Aridane (La Palma) ha iniciado una investigación que implica a mandos de la Guardia Civil en una presunta trama de delitos urbanísticos. Los hechos se remontan a julio de 2008, cuando un agente del Seprona presentó una denuncia contra un constructor de la isla por presuntas irregularidades urbanísticas y recibió "recomendaciones" de algunos de mandos del instituto armado para que no siguiera con el caso.

Según aseguró la abogada del agente, María José Castro, ante la pasividad de sus superiores, el guardia civil, quien ha preferido mantenerse en el anonimato, amplió la denuncia presentada contra el constructor y aseveró haber sido objeto de coacciones e incluso amenazas de muerte. "En estos momentos, después de la denuncia de mi cliente, están siendo investigados el constructor, un aparejador del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane y un brigada y un sargento de la Guardia Civil".

La investigación de las actividades del constructor palmero la inició el Seprona tras una denuncia de la administradora de la empresa por un presunto delito societario. Fue en la fase testifical cuando la denunciante desveló que existían varios mandos de la Guardia Civil implicados en las irregularidades y cuando el agente del Seprona instó a sus superiores a intervenir.

El secretario general de la Unión de Guardias Civiles (UGC), Manuel Mato, ha informado de que se está investigando la posible relación entre varios mandos y el responsable de la constructora denunciada. Matos desveló que los mandos de la Guardia Civil implicados en la supuesta trama "no sólo se pasean en el yate del empresario denunciado, sino que este les presta su bodega para celebrar fiestas". Del mismo modo, el representante de la UGC ha aseverado que "incluso un suboficial adquirió, presuntamente, una vivienda del constructor por 40.000 euros menos que el precio que estipula el mercado".

Por otra parte, según la letrada que asiste al agente denunciante, el constructor ha llegado a "amenazar a mi cliente con contratar a un sicario sudamericano; un extremo que ya ha sido ratificado en la declaración de la administradora de la empresa en su comparecencia en el juzgado".

El agente del Seprona aseguró a través de su abogada que tanto él como su familia se encuentran sometidos a una gran presión. "En estos momentos cuenta con el apoyo de los compañeros de su unidad; sin embargo, ha expresado su deseo de darse de baja del cuerpo", explicó su abogada.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife han asegurado que se está realizando una interpretación de los hechos muy "sui géneris" y que aún no hay ningún imputado. Por el momento, el caso se encuentra en la fase de diligencias previas, a la espera del informe del fiscal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50