_
_
_
_
_

Urkullu fuerza una postura común de las diputaciones tras el desmarque de Álava

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, abrió ayer, mediante una reunión en Bilbao, los contactos formales con los diputados generales de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa encaminados a la búsqueda de una postura común de estas tres instituciones y que defenderán el próximo miércoles en el Órgano de Coordinación Tributaria (OCT). El propósito no se antoja fácil una vez que Álava se ha desmarcado con el anuncio de gravar las rentas superiores a 150.000 euros, en contra del espíritu mantenido hasta ahora por los jeltzales.

Urkullu, incómodo en las últimas horas por esta fisura abierta en su partido que abona las lógicas críticas del PSE-EE, trata de definir una postura unitaria en cuanto a las medidas de ajuste económico y fiscal a adoptar ante la situación de crisis económica, siempre sobre la base de que habrá una única posición de las tres diputaciones.

La reunión se produce apenas unas horas antes de que el Gobierno vasco apruebe hoy, en un Consejo extraordinario, el proyecto de ley en el que se recogen las medidas contra el déficit, entre las que destaca el recorte de los sueldos de los funcionarios y de los empleados de las empresas públicas vascas.

El próximo miércoles, 16 de junio, el Gobierno vasco y las tres diputaciones forales analizarán en el OCT las posibles medidas fiscales para hacer frente a las consecuencias de la crisis económica, entre ellas la de gravar a las rentas más altas. A pesar de que la competencia en materia fiscal es de las diputaciones forales, fuentes del Ejecutivo, han adelantado que el Gobierno "se mostrará partidario de subir los impuestos a las rentas más altas", señala Efe. Esta medida, que avala Xabier Agirre desde Álava, ha sido criticada duramente por el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, que la considera "simplista y hasta demagógica". El diputado general de Álava tiene intención, no obstante, de reafirmarse en su postura durante un encuentro informativo anunciado para hoy en Vitoria.

Para los diputados generales de Álava y Guipúzcoa, la situación es incómoda porque tienen que llegar primero a un acuerdo con sus socios respectivos. Los alaveses cuentan ya con el beneplácito de EA, mientras en Guipúzcoa, Hamaikabat controla la cartera foral de Hacienda y no se ha definido oficialmente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_