_
_
_
_

Doce heridos leves al colisionar un autobús y un camión en Muxika

Sorprenden en la A-8 a un conductor que circulaba a 216 kilómetros por hora

Doce personas resultaron ayer heridas leves al colisionar un autobús de Bizkaibus y un camión en el municipio vizcaíno de Muxika. El siniestro se registró a las nueve menos cuarto de la mañana en la carretera BI-635, entre Gernika y Muxika, en dirección Amorebieta, cuando una unidad de transporte público que enlazaba Bilbao y Gernika sufrió una colisión "por alcance" con un vehículo pesado. En el suceso se vio involucrada también una furgoneta.

El accidente se saldó con 12 heridos de carácter leve. Uno de ellos fue el conductor de la furgoneta y el resto, el chófer y los pasajeros del autobús. Siete de ellos tuvieron que ser trasladados al hospital de Galdakao y los cinco restantes a centros sanitarios de Gernika. Otros ocupantes del autobús, en el que viajaban 31 personas, fueron atendidos en el lugar del accidente, sin precisar su traslado. El siniestro, además, provocó retenciones.

Otras tres personas resultaron ayer heridas al volcar en la localidad guipuzcoana de Villabona un turismo cuyo conductor dio un resultado positivo al ser sometido a la prueba de la alcoholemia. El siniestro se produjo en torno a las 8.30 en la carretera nacional N-I en sentido Irún, cuando el vehículo se salió de la carretera, volcó y sus tres ocupantes quedaron atrapados en el interior. Tras ser rescatados, los heridos fueron trasladados al Hospital Donostia.

Unos minutos más tarde se produjo un nuevo siniestro en el túnel de Polloe, al paso de la autopista AP-8 por San Sebastián, en dirección a Bilbao, donde tres vehículos colisionaron por alcance sin que se registraran heridos, pero sí retenciones.

Un joven de 29 años, por otro lado, fue acusado de un delito contra la seguridad del tráfico tras ser fotografiado por un radar cuando conducía a 216 kilómetros por hora por la autopista A-8, a la altura de la localidad guipuzcoana de Orio. El conductor, que viajaba en un Mercedes Benz, fue captado sobre las 16.30 en el kilómetro 33,600 de la vía, cuando circulaba en sentido Bilbao, en un tramo limitado a 120 kilómetros por hora.

Poco después, en el peaje de Zarautz, el vehículo fue interceptado por agentes de la Unidad de Tráfico de la Ertzaintza, que le imputaron un delito contra la seguridad del tráfico por superar en más de 80 kilómetros por hora el máximo permitido en una vía interurbana.

El conductor ha sido citado ante la autoridad judicial y podría ser condenado a una pena de prisión de entre 3 y 6 años, o a las de multa de 6 a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. En cualquier caso le podrá ser retirado el carné de conducir por un tiempo superior a un año, con un límite de cuatro.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_