Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis en Izquierda Unida de Baleares, dividida en tres alas y sin líder

Dimite el coordinador de la coalición, David Abril

Crisis en Izquierda Unida (Esquerra Unida) en Baleares dos días antes del congreso insular que debe determinar cómo ha de constituirse la nueva organización balear y de qué manera ha de establecer relaciones con la estructura federal de IU. A menos de un año de las elecciones locales y autonómicas ha presentado su dimisión el coordinador de EU en Mallorca y Baleares, David Abril, nacido en 1975 y que es director general del Cambio Climático de Baleares.

Junto con Asturias, Baleares es la única comunidad autónoma en la que la coalición forma parte del gobierno.

La ruptura interna sucede en el momento en que mayor cuota de poder disfruta la federación que creó el PCE, ya que forma parte de los Gobiernos de Baleares, Consell de Mallorca, Ayuntamiento de Palma y Consell de Ibiza. IU se integró en el Bloc de los nacionalistas del PSM y Verdes y Esquerra, formaciones que exigen la desvinculación de los ex comunistas de su marca y dirección estatal.

Históricos militantes de IU, que se definen "no alineados", observan que en el debate balear se juegan las futuras relaciones estables de IU con la izquierda nacionalista progresista en las diferentes comunidades de España.

Los enfrentamientos políticos y públicos entre corrientes ante el congreso de "refundación -con hasta tres alas distintas y divergentes se postulan-, han alentado sospechas internas sobre los nuevos flujos de militantes en los censos de votantes en la asamblea. David Abril, ajeno a la historia de las polémicas familiares de los comunistas de Palma, intentó aunar las diferentes sensibilidades e impulsar una organización de Izquierda Alternativa y Verde, abierta a movimientos ciudadanos y personas sin militancia previa.

Antiguos dirigentes del PCE, Manolo Cámara, Eberhard Grosske, encabezan una tendencia que reclama que la nueva organización mantenga la relación federal con IU mientras que otra donde están la consejera de Bienestar Social Fina Santiago y el histórico hombre del aparato comunista, Miquel Rosselló, pugna por articular un movimiento político soberano y autónomo que pueda decidir su relación con IU. El tercer colectivo interno pretendió la síntesis de las diferentes posturas.

Un cuarto sector, minoritario, está alimentado por jóvenes de la izquierda radical alternativa.