Garzón declara durante cuatro horas ante el Supremo por las escuchas del 'caso Gürtel'

El juez ordenó grabar las conversaciones de varios acusados con sus abogados

El magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha declarado esta mañana durante cuatro horas en el Tribunal Supremo como imputado por haber ordenado intervenir las conversaciones mantenidas en prisión por varios implicados de la trama Gürtel con sus abogados. Estos pinchazos ya han sido anulados como prueba en la causa de la trama de corrupción vinculada al Partido Popular por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Garzón ha respondido a las preguntas del magistrado instructor, Alberto Barreiro; de su abogado y de la fiscalía, según el abogado de la acusación particular, que ha añadido que no ha querido contestar a las suyas. El letrado Ignacio Peláez representa al empresario José Luis Ulibarri, imputado en el caso Gürtel.

Más información

Según Peláez, el juez ha negado haber cometido los delitos de prevaricación (adoptar una resolución a sabiendas de que es injusta) y otro contra las garantías de la intimidad. El letrado ha asegurado que, en su opinión, la causa seguirá adelante, sentando a Garzón en el banquillo.

Esta es la tercera vez que el juez debe declarar como imputado ante el Supremo en los últimos meses. El pasado 9 de septiembre lo hizo por su investigación de los crímenes del franquismo, y el 15 de abril por supuestos cobros procedentes del Banco Santander por unos cursos que impartió en la Universidad de Nueva York.

A su llegada al tribunal, Garzón ha sido recibido por cuatro personas que portaban banderas republicanas y pancartas de apoyo con lemas como "Más jueces como Garzón", "Tapan el Gürtel echando a Garzón" y "Diga lo que diga el Supremo, yo, Rajoy, apoyo a Camps. Yo, a Garzón", en alusión a las últimas declaraciones del líder del PP sobre su respaldo al presidente de la Generalitat valenciana "diga lo que diga la justicia".

Lo más visto en...

Top 50