_
_
_
_
_

La democracia llega a la playa

La adjudicación de los toldos en los arenales donostiarras se abrirá en 2011 a cualquier vecino.- Desaparecerá la preferencia por antigüedad

Los toldos forman parte desde hace más de un siglo de la postal que todos los veranos ofrecen las playas donostiarras y, muy en especial, La Concha. Un informe de este mismo año del Ministerio de Medio Ambiente, en el que insta al Ayuntamiento donostiarra a cumplir la Ley de Costas, ha tenido dos consecuencias directas sobre este servicio, que se puso de moda hace décadas entre la clase alta española que veraneaba en San Sebastián.

Por un lado, el consistorio eliminará este verano casi la mitad de los parasoles de La Concha: 460 de los 951 existentes. De rebote, la adjudicación en 2011 de los toldos se realizará ya mediante un sorteo abierto a todos los ciudadanos. Lo mismo se hará en las otras dos playas de la ciudad: la Zurriola y Ondarreta.

La Concha elimina la mitad de sus parasoles para cumplir la Ley de Costas
Afectados por la reducción piden al Ararteko que medie ante el Ayuntamiento

Actualmente, tienen preferencia quienes hayan alquilado el servicio desde 2007 o con posterioridad. Los parasoles que quedan libres —el nivel de ocupación roza el 100%— son adjudicados por sorteo entre quienes se encuenran apuntados en una lista de espera.

Hasta 2007, cuando se aprobó la actual ordenanza, el uso de los parasoles era incluso hereditario. Hoy sigue habiendo familias que alquilan un toldo desde hace 60 años, según fuentes municipales.

La retirada de 460 parasoles en La Concha no ha sentado nada bien entre algunos de los afectados, que han solicitado incluso la intervención del Ararteko al entender que el Ayuntamiento ha calculado mal y no es necesario eliminar esa cifra de sombrillas.

La Ley de Costas establece que estas instalaciones no pueden ocupar más del 50% de una playa y que se debe respetar una franja de seis metros entre la orilla y los toldos, tomando como referencia en ambos casos la marea alta.

Tales condiciones no se cumplían en La Concha. Para remediarlo, el consistorio eliminará las 180 sombrillas y 280 de los 771 toldos. Sus precios rondan los 300 y los 260 euros, respectivamente.

El problema que debía resolver el Ayuntamiento era cómo repartir los 491 toldos restantes. ¿Debía realizar un sorteo entre los 771 usuarios de La Concha o abrirlo a todos los vecinos?

Un informe de la Secretaría municipal concluye que este año el sorteo debe realizarse entre los ya usuarios,pero insta a modificar la actual ordenanza para que desde 2011 el sorteo se abra a todos los ciudadanos que lo deseen. Así se garantizará el cumplimiento de "los principios de acceso universal e igualdad" a los servicios públicos.

El secretario municipal considera injustificado que la antigüedad suponga un "requisito de acceso privilegiado" a este servicio, que ha sido cuestionado por grupos ecologistas como Eguzki que lo consideran una privatización de un espacio público.

Las tradicionales sombrillas en la playa de La Concha.
Las tradicionales sombrillas en la playa de La Concha.JAVIER HERNÁNDEZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_