Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El sumario de Gürtel acorrala al PP

De la Vega pide a Cascos que rectifique o pruebe que se fabrican pruebas contra el PP

El ex ministro, que dio a Correa un negocio en AENA según el jefe de la trama corrupta, acusa a "una camarilla de policías", fiscales y jueces de inventarse los informes del sumario

Francisco Álvarez Cascos, ex ministro de Fomento y ex secretario general del PP durante la etapa en que la trama corrupta empezó a hacer negocios con el partido de José María Aznar como trampolín, ha asegurado hoy en Onda Cero que "una camarilla de policías" había falsificado pruebas contra el PP en el caso Gürtel. Álvarez Cascos no ha facilitado pruebas de una de las acusaciones más graves formulada por dirigentes del PP desde que empezó este caso. Se ha limitado a señalar que los policías que investigan este caso ya falsificaron en su día "los papeles de Laos". Cascos también ha cargado contra el juez Baltasar Garzón, al que ha calificado de "anormalidad democrática".

La palabras de Cascos han sido respondidas por el Ejecutivo tras el Consejo de Ministros. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, se ha mostrado "sorprendida" por las palabras del asturiano "por su extrema gravedad". De la Vega ha pedido a Cascos que pruebe sus acusaciones y acuda a los tribunales o "rectifique" y ha exigido al PP que, si no lo hace, le obligue "por el buen nombre" de las fuerzas de seguridad.

El juez Baltasar Garzón fue el primer instructor del caso Gürtel. En la declaración ante Garzón del jefe de la trama, Francisco Correa, se vertieron algunas acusaciones que iban directamente contra Cascos. Correa ha asegurado que Cascos era su amigo y le dio el contrato de AENA. El ente público de aeropuertos adjudicó muchos contratos a las empresas de la trama corrupta aunque ni Garzón ni los jueces que se han encargado de este asunto, ni la Fiscalía Anticorrupción, han querido de momento indagar en ese supuesto trato de favor.

Cascos ha asegurado que, pese a ser durante años el secretario general del PP, jamás tuvo indicios de la existencia de la trama de corrupción masiva dirigida por Correa, a quien, según ha admitido, conoció porque era "uno de los proveedores de viajes" de la formación para, posteriormente, "ampliar su actividad a la organización de actos" ya que ofrecía condiciones "mejores" que la de quien los montaba hasta entonces. Cascos ha dicho que dejó de trabajar con Correa en 1994.

Sin embargo, según declaró el propio Correa ante el juez Pedreira, fue precisamente en esa época, 1993 o 1994, cuando sus empresas comienzan a trabajar con el PP tras reunirse con el propio Cascos en Génova además de con Javier Arenas, entonces secretario de organización del partido, con el entonces gerente, Luis Bárcenas, entre otros. A partir de entonces, la trama hará "un trabajo enorme" para el PP.