Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos los autores del robo en un caserío en que murió una mujer

La Ertzaintza arresta a los cuatro miembros de una banda especializada en asaltar casas aisladas.

Agentes de la Unidad de Investigación Criminal de la Ertzaintza detuvieron el pasado martes en Vitoria y las localidades vizcaínas de Otxandio y Barakaldo a los cuatro miembros de una banda de ladrones especializada en robar en caseríos y viviendas aisladas. Los investigadores imputan a la banda al menos diez robos en casas de este tipo en Euskadi, entre ellos el perpetrado el pasado 18 de diciembre en un caserío de Urduliz (Vizcaya), en el que murió la dueña de la casa, de 83 años, y su hermano, de 70, sufrió lesiones graves. Ambos fueron atados y amordazados por los ladrones.

Tras el robo, los asaltantes abandonaron el lugar, dejando a los dos ancianos en dichas condiciones y sin posibilidad de avisar de su situación. Hasta dos días después no fueron hallados por el hijo del propietario de la casa. Debido a las condiciones sufridas durante esos dos días, la dueña de la casa fallecía antes de la llegada de su sobrino, mientras que su hermano tenía que ser hospitalizado con síntomas graves de hipotermia y deshidratación, junto a diversas contusiones.

La Unidad de Investigación Criminal de la policía vasca abrió una investigación en la que sus responsables lograron identificar a cinco individuos que al parecer formaban una banda especializada en asaltar caseríos y viviendas aisladas. Los agentes conseguieron relacionar a los sospechosos con un total de diez robos cometidos en toda la comunidad autónoma -cinco en Vizcaya, tres en Guipúzcoa y dos en Álava-, entre ellos el de Urduliz. Los responsables de la investigación mantienen sus pesquisas ante la posibilidad de que estén implicados en otros cinco robos más.

El pasado martes, los investigadores de la Ertzaintza detenían a los cinco individuos en sus lugares de residencia: dos en Otxandio, uno en Vitoria y dos más en Barakaldo. Uno de ellos quedó en libertad pues, aunque estaba relacionado personalmente con los sospechosos, no parecía tener relación con sus actividades delictivas. Los cuatro supuestos ladrones, de entre 18 y 45 años, pasaron a disposición judicial en la mañana de ayer, viernes. El juez decretó el inmediato ingreso en prisión de uno de ellos, acusado de robo, un delito de homicidio y otro de lesiones graves. Los otros tres quedaban en libertad con cargos, a la espera de juicio.