Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La menor agredida en la C-5 identifica a los jóvenes que le golpearon

La chica sufrió hematomas en los dos ojos, desviación del tabique nasal y pérdida de cuero cabelludo por una paliza

José Jiménez, el padre de la menor de 17 años agredida en la C-5 del servicio de Cercanías de RENFE de Madrid ha confirmado que su hija ha identificado a cuatro de sus cinco agresores, que al parecer son menores también. El pasado 27 de febreros la joven fue robada y golpeada brutalmente por cinco personas mientras hacía el trayecto entre Leganés y Atocha en tren. Jiménez dice que ya tiene los datos que él mismo ha recabado y que piensa remitir la información a la Fiscalía de Menores y a la Brigada de Menores de la Policía para que inicien la investigación pertinente.

La menor, Lorena Jiménez, salió de una discoteca de Leganés con unas amigas en torno a las 22.00 del pasado 27 de febrero en dirección a la estación de cercanías. Al llegar se puso en contacto con sus padres, que le esperaban en Atocha. En el andén, según el relato del padre de la menor, un joven de origen magrebí se acercó a la joven y le intentó tocar los pechos. Cuando ella se levantó para recriminarle, un segundo chico se acercó al grito de "esto se hace así", y le arrancó la cadena que llevaba al cuello. En este momento llegó el tren. Antes de subir, el grupo agresor, compuesto por dos chicos y tres chicas, instaron a Lorena a subir al tren con la excusa de que le ayudarían a arreglar la cadena, ya que parte había quedado en el cuello de Lorena. Ella trató de recuperarla, lo que inició la agresión, protagonizada principalmente por una de las jóvenes.

Según el parte médico, Lorena Jiménez sufrió como consecuencia de la paliza hematomas en ambos ojos, desviación del tabique nasal, contracturas cervicales, un labio partido, lesiones en el paladar, pérdida del cuero cabelludo e inflamación de la rodilla izquierda. "Les había dado todo: la cadena, el reloj, el teléfono móvil, los anillos e incluso le habían quitado los zapatos para que no pudiera correr", ha explicado el padre. Entretanto, ninguno de los 72 pasajeros del vagón reaccionó ni salió en su ayuda, ni siquiera un joven que viajaba junto a Lorena, a quien, según los denunciantes, han llamado a declarar como testigo de cargo. "Mi hija sabe que había 72 personas porque hay carteles informativos que dan esa capacidad de personas que pueden ir sentadas y los asientos iban todos llenos".

Jiménez ha explicado que ha logrado localizarles a través de indagaciones en las redes sociales y una serie de contactos que le han permitido encontrar a dos de las tres chicas implicadas en el suceso y a los dos chicos que participaron en la agresión.