El concejal de Otura acusado de vejaciones dice que la denuncia de su mujer es falsa

El edil admite que existieron insultos entre ambos, pero niega que amenazas o maltrato físico

El concejal de Urbanismo de Otura (Granada), Eduardo Anguita, al que se le impuso una falta de vejaciones hacia su esposa, la ha acusado hoy de interponer una denuncia falsa y, aunque ha reconocido que existieron insultos entre ambos, ha negado que la amenazara o hubiera maltrato físico.

El pasado 25 de febrero este concejal fue detenido por la Guardia Civil por un presunto delito de malos tratos y, un día después, fue puesto en libertad con cargos hasta que el pasado 2 de marzo las partes acordaron imponerle una falta de vejaciones por la que tendría que estar cuatro días en localización permanente.

En rueda de prensa, ha criticado hoy la magnificación del asunto y dice haberse sentido tratado "como un terrorista o un asesino". El edil ha manifestado que la primera responsable de la situación que se ha creado ha sido su mujer porque, a su juicio, la denuncia "era falsa como se ha demostrado después".

"En la denuncia no se especificaban agresiones físicas, sino verbales", ha señalado Anguita, que ha negado que en algún momento existieran amenazas contra su mujer, con la que mantenía un proceso de divorcio desde hacía dos meses "tras un año de crisis matrimonial", y que actualmente se encontraba en la fase del convenio regulador, que debía firmarse el mismo día que su mujer interpuso la denuncia por un presunto delito de malos tratos.

Ha asegurado que reconoció ante el juez haber dicho palabras groseras contra ella y que se habían producido discusiones reiteradas entre ambos "como discuten muchos matrimonios", aunque ha recordado que los insultos se produjeron "en los dos sentidos, tal y como ella reconoció ante el

juez".

"La diferencia está en que yo no la denuncié porque entendió que no había motivos, aunque basta que una mujer denuncie un insulto para que la Guardia Civil dé la orden de detención", ha explicado el concejal, que se ha mostrado en contra de cualquier tipo de maltrato físico y psicolgico y ha lamentado que la Ley de Violencia de Género se esté usando de manera "muy injusta".

A su juicio, se está utilizando como una "vía rápida de divorcio en muchos casos para acelerar un procedimiento que por la vía normal dura de 8 a 10 meses", por lo que ha reivindicado el espíritu de esta normativa para "protección a la mujer y no como un atajo".

Anguita, que es concejal independiente del Ayuntamiento, ha asegurado que en ningún momento pensó en entregar su acta porque tenía conciencia tranquila sobre lo que había hecho y ha manifestado que no tiene previsto interponer una denuncia contra su mujer por los tres hijos que tiene.

Lo más visto en...

Top 50