Un atunero vasco repele un ataque pirata con lanzagranadas en el Índico

El esquife de los corsarios fue detectado cuando estaba sólo a 900 metros

El atunero vasco Albacan, propiedad de la empresa Albacora, con sede en Bermeo (Vizcaya), repelió ayer en el Índico un ataque pirata a unas 350 millas de la costa de Kenia, en aguas internacionales. Alrededor de las ocho de la mañana (hora peninsular), el buque, con 33 tripulantes a bordo, incluidos tres vigilantes privados, avistó un esquife pirata que se acercó lo suficiente como para disparar una granada. Ésta cayó en la cubierta inferior y provocó un pequeño incendio, aunque no causó heridos, según informó la empresa. Otro supuesto esquife pirata se quedó lejos esperando.

Los tres vigilantes de seguridad privada españoles activaron el protocolo y los tripulantes se refugiaron en las zonas seguras del barco, según afirmó Ricardo García, responsable de la flota atunera de Albacora. Uno de los vigilantes dijo a este periódico por teléfono que no dispararon y que huyeron a toda máquina. La empresa lo atribuye a un malentendido, porque John Habour, portavoz de la misión contra la piratería en el Índico (Eunavfor) explicó que los vigilantes "dispararon sobre las cabezas de los piratas para repeler el ataque".

"Como hace meses que no pasa nada, tal vez los vigilantes se relajaron"
Más información
Detenidos 22 piratas implicados en los ataques de ayer y hoy a atuneros vascos

El presidente del Grupo Albacora, Ignacio Lachaga, relató a EL PAÍS que les costó mucho contactar con el barco para certificar que sus tripulantes estaban bien. "No sé si fueron 15 minutos o media hora, pero se nos hizo eterno. Fue horrible porque nos pusimos en lo peor", cuenta. "Nos ha impresionado lo cerca que llegaron a estar los piratas del barco. No debieron de ver que tenían seguridad a bordo. Los vigilantes los detectaron a 900 metros, pero enseguida estaban a 200. Como hacía tres meses que no pasaba nada, puede que hubiera un poco de relajación. Es como el equipo de fútbol que va ganando 6-0, no juega igual que al principio del partido", explicó.

Por su parte, uno de los tripulantes a bordo del buque explicó a este periódico que se sienten "mucho más tranquilos" con la presencia de los vigilantes de seguridad privada a bordo y que la convivencia es estupenda.

En lo que va de año, los piratas han secuestrado cinco barcos y lo han intentado con otros 25, según Eunavfor. El de ayer es el primer gran susto del año para los atuneros españoles, que han sufrido, desde 2007, una decena de ataques y dos secuestros: el del Playa de Bakio, en 2008 (seis días) y el del Alakrana, en 2009 (47).

Coincidiendo con el ataque de los piratas somalíes contra el atunero vasco, la ministra de Defensa Carme Chacón, anunció en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas que España reforzará con un patrullero de altura -la antigua corbeta Vencedora, con 85 tripulantes y 15 infantes de Marina- su despliegue en el Índico, que ahora integran la fragata Navarra y un avión P-3 Orion de patrulla marítima.

[El juez Santiago Pedraz rechazado ayer la petición del presunto pirata somalí Raageggesey Adji Haman, detenido por participar en el secuestro del Alakrana, para personarse como acusación particular por las heridas que sufrió por los disparos de un helicóptero de la Armada durante su arresto. Según fuentes jurídicas, el magistrado de la Audiencia Nacional adoptó esta decisión porque es "incompatible" ejercer de acusado y acusador en una misma causa].

El atunero vasco Albacan, atracado en el puerto de Vigo, en una imagen de archivo.
El atunero vasco Albacan, atracado en el puerto de Vigo, en una imagen de archivo.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS