Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

ETA pone en huelga de hambre al colectivo de presos

La banda terrorista intenta dar un golpe de autoridad ante el clima creciente de disidencia interna

Ante el clima creciente de disidencia interna entre los presos de ETA, que están pidiendo participar en el debate sobre la izquierda abertzale en el que se está cuestionando el uso de la violencia para lograr objetivos políticos, la banda terrorista ha querido dar una nueva muestra de autoridad y disciplina sobre el llamado colectivo de presos (EPPK).

El frente carcelario, dirigido por presos muy influyentes, como Juan Lorenzo Lasa Michelena, Txikierdi, y Henri Parot, ha trasladado al diario Gara un comunicado en el que anuncia el inicio, este mismo lunes, de una huelga de hambre en las cárceles españolas y francesas en protesta contra la política de dispersión de presos que se aplica desde hace años por los sucesivos Gobiernos para debilitar a los terroristas.

"No tenemos que aceptar que ninguno de nosotros esté aislado, alejado o dispersado. Tendemos la mano y damos nuestro aliento a quienes están en lucha por ello", indica el colectivo de presos en un comunicado.

Ahora está por ver cuántos presos de ETA seguirán los dictados de la dirección. Porque de los 750 miembros de ETA encarcelados en España y Francia, unos 40, confinados en las cárceles de Zuera (Zaragoza) y Villabona (Asturias), están en abierta disidencia con la banda. Pero entre el resto de condenados hay una mayoría, que sigue perteneciendo al colectivo de presos, que defiende las tesis del ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi (también en prisión), proclive a que ETA abandone el terrorismo.

La huelga de hambre que inician este lunes los reclusos se enmarca en la estrategia de protestas que arrancó el pasado 12 de enero, cuando los presos permanecieron encerrados en sus celdas. Entonces explicaron que, tras una semana dedicada a difundir su iniciativa, habían comenzado esta primera fase con "chapeos" -que duraron desde el 11 al 15 de enero- con el fin de exigir a los Gobiernos español y francés un cambio de la política penitenciaria.

Con el de hoy, los presos de ETA han remitido a Gara en lo que va de 2010 tres comunicados. En el primero de ellos anunciaron "una dinámica de lucha como respuesta a las nuevas vueltas de tuerca represivas que se han dado en los últimos meses" y que, a su entender, pretenden "condicionar la apertura de un nuevo ciclo político" en Euskadi.

Este comunicado también formalizaba la expulsión de cinco presos disidentes, algunos con delitos de sangre, por "haberse salido de la disciplina y protección del colectivo", es decir, por haber rechazado la violencia y haber apostado por vías pacíficas. Además, todos ellos se habían acogido a beneficios penitenciarios, algo que prohíbe tajantemente la dirección de ETA. Los expulsados son Valentín Lasarte, condenado a 340 años por seis asesinatos, entre ellos, los del concejal del PP de San Sebastián Gregorio Ordóñez, Iñaki Recarte, Jorge Uruñuela, Andoni Muñoz y Esteban Murillo.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.