Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival Cruïlla de Cultures deja Mataró

La organización dice que no cuenta con espacios adecuados en la capital del Maresme y solo se celebrará en el Fórum

La ciudad de Mataró no volverá a acoger el festival cultural Cruïlla de Cultures después de que la empresa organizadora, VisualSonora, haya anunciado que el festival abandona la capital del Maresme al considerar que su continuidad es "inviable" por no disponer de "espacios adecuados".

La organización señala, en un comunicado, que ha hecho muchos esfuerzos en adecuar espacios y solares, como la zona de Iveco-RENFE, para poder realizar conciertos multitudinarios, pero considera que el Instituto Municipal de Acción Cultural no cumplió parte de sus compromisos para instalar cierres acabados, un muro, una pista central asfaltada, una zona ajardinada y espacios más confortables.

El director del festival, Jordi Herreruela, asegura que la organización ha hecho "un esfuerzo importantísimo para adecuar este solar para que pareciera realmente un recinto de conciertos". También añade que, por el momento, no tienen previsto trasladar el Cruïlla de Cultures a ninguna otra ciudad, pero sí que seguirán organizando el Cruïlla BCN en el recinto del Fórum de la capital catalana.

Herreruela resalta que les da "muchísima pena" tomar la decisión de suspender el festival porque creen que Mataró "merecía un acontecimiento como este". Por su parte, el alcalde de Mataró, Joan Antoni Baron, se ha confesado "muy decepcionado" por una decisión que tacha de "imprevista y absolutamente injustificada e injusta". Baron ha recordado que el balance que hizo la organización del Cruïlla fue buena y cree que ahora "las razones argumentadas no se aguantan por ninguna parte", además de apuntar que la ciudad "no se lo merece".

Baron destaca los esfuerzos hechos para desarrollar el Cruïlla de Cultures en Mataró y, respecto a la permanencia del festival en Barcelona, asegura que "si la criatura ha crecido y ahora puede marchar es porque aquí se ha consolidado y se ha ganado un espacio en el difícil mercado de los festivales de verano".

El Cruïlla de Cultures se puso en marcha en 2005 y en la edición de 2009 batió récords de público, con cerca de 45.000 espectadores que no quisieron perderse actuaciones como la de Manu Chao. A lo largo de los cinco años de vida del festival han acudido a sus actuaciones en torno a 150.000 personas.