Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament amplía las competencias del Síndic de Greuges

La Cámara catalana aprueba la nueva ley del organismo para adaptarla al Estatuto

El pleno del Parlament ha aprobado hoy por amplia mayoría la nueva Ley del Síndic de Greuges, que amplía las competencias y atribuciones de este organismo para adaptarlas al actual Estatuto, y que le confiere autoridad para prevenir la tortura y los tratos inhumanos o degradantes.

La nueva Ley del Síndic ha sido aprobada con el voto favorable de CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA, mientras que Ciutadans ha votado en contra y el PP se ha abstenido. La nueva ley atribuye al Síndic la condición de "autoridad catalana" para "la prevención de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes", de acuerdo con el Protocolo de la Convención de Naciones Unidas. Para ello, el Síndic podrá visitar periódicamente los lugares con personas privadas de libertad, hacer recomendaciones a las autoridades competentes o formular propuestas en los anteproyectos de ley sobre esta materia, y deberá redactar un informe anual sobre las actuaciones que lleve a cabo.

El actual Síndic de Greuges, Rafael Ribó, que no ha asistido al pleno, podrá seguir ejerciendo el cargo después de que en la nueva norma se estipule que el mandato es de nueve años no prorrogables, un punto en el que CiU ha votado en contra.

Otra de las novedades es que el Síndic puede supervisar también empresas privadas que gestionen servicios públicos o lleven a cabo, por medio de concierto o concesión, actividades de interés general. Hasta ahora, el Síndic se dirigía a las compañías que gestionan estos servicios para remitirles quejas ciudadanas, pero las empresas no estaban obligadas a cooperar con él, algo que cambia con la nueva ley, que desarrolla así los artículos 78 y 79 del Estatuto.