Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
31 días de huelga de hambre

Haidar: "Me encuentro bien, pero empiezo a tener problemas de estómago, riñones y náuseas"

La activista saharaui envía un SMS a una persona de confianza para contarle cómo se encuentra.- Asegura en una entrevista que Marruecos quiere su muerte porque "ésa es su gloria"

Después de 31 días en huelga de hambre, la activista saharaui Aminetu Haidar asegura que "se encuentra bien", aunque comienza a acusar "problemas de estómago, de riñones y náuseas". Así se lo ha expresado este miércoles a una persona de su confianza a través de un SMS escrito en francés.

Su moral tampoco desfallece. Su empeño por resistir hasta que pueda regresar a El Aaiun, de donde Marruecos la expulsó el pasado 14 de noviembre, le ayuda a ser firme en su protesta, según ha afirmado en una entrevista con el diario argelino El Watan, donde no ha dudado en arremeter contra el reino alauí. "Quiere mi muerte, es eso lo que quiere, ésa es su gloria. Su testarudez, su huida hacia delante, no pueden ser interpretadas de otra forma", ha asegurado Haidar.

Pero pese a la aprobación el martes en el Congreso de una proposición no de ley que insta a Marruecos a restituir a la activista el pasaporte y a permitir su regreso a la capital del Sáhara Occidental, Haidar no ha cambiado su opinión con respecto a la actuación de España, donde predominan, a su juicio, los "intereses económicos". "Si existe un complot, no puede ser otro que marroquí español", ha manifestado la defensora de derechos humanos, que ha negado que esté siendo manipulada por Argelia y el Frente Polisario.

Mientras tanto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que el Ejecutivo seguirá trabajando para resolver la crisis desatada por la expulsión de Aminetu Haidar aunque, para lograrlo, no presionará a Marruecos a través de la Unión Europea. En la propuesta aprobada en el Congreso se insta al Gobierno a que redoble "todas las gestiones diplomáticas al máximo nivel". Sin embargo, Zapatero, se ha mostrado partidario de "avanzar en el acuerdo con Marruecos" para conceder al país un estatuto avanzado, que supondrá una relación privilegiada con la UE. "La mejora en todos los terrenos pasa por el acercamiento", ha sentenciado.

En la misma línea se ha pronunciado el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que si bien ha defendido el compromiso de los socialistas para encontrar una solución que permita "la libre autodeterminación del pueblo saharaui", ha considerado que ese deseo no es incompatible con mantener unas "muy buenas relaciones con Marruecos".