Dos muertos en Lleida por inhalar el humo de un brasero

Los fallecidos son dos inmigrantes de nacionalidad senegalesa

Dos hombres de nacionalidad senegalesa han muerto intoxicados en una torre abandonada de las afueras de Lleida por inhalar monóxido de carbono procedente de un brasero que tenían en la habitación para calentarse. Los fallecidos, de unos 40 años, no tenían papeles ni trabajo y desde hace dos años sobrevivían en ese lugar en condiciones miserables, sin electricidad ni agua corriente.

El suceso se produjo a primera hora de la tarde en una casa ocupada por cuatro personas de la misma nacionalidad en la calle Hostal del barrio leridano de La Bordeta. El hermano de uno de ellos encontró, alrededor de las 17,23 horas, los cuerpos sin vida de las víctimas en una habitación en la que había un brasero de carbón encendido y avisó a los Mossos d'Esquadra. Los Bomberos tuvieron que derribar una pared para poder acceder a la casa, que tenía las puertas y las ventanas tapiadas, por lo que carecía de ventilación suficiente.

El alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, manifestó tras visitar el lugar del siniestro que la muerte de los dos inmigrantes es la cara triste de la miseria y apeló a la solidaridad de los ciudadanos para no dejar desprotegidas "a las personas sin techo que han llegado a España en busca de un futuro mejor".

Madeu Samb, natural de Costa de Marfil y amigo de los fallecidos, denunció la situación en la que se encuentran muchos inmigrantes subsaharianos en Lleida, sin trabajo, sin vivienda y sin comida. "No se puede vivir con un bocadillo de queso y una botella de agua. Hay más gente que en cualquier momento puede morir como mis amigos", advirtió.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS