Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Secuestro del 'Alakrana'

"No me dejes solo y lucha"

Los familiares de los marineros secuestrados en Somalia aseguran que están sin agua potable desde el lunes

Las informaciones que llegan desde Somalia no hacen más que acrecentar el miedo del los familiares de los marineros del Alakrana secuestrados desde el 2 de octubre.

La mujer de Gaizka Iturbe, uno de los españoles que permanece secuestrado en aguas del Índico, ha relatado a la Cadena SER que un grupo de jefes de los piratas somalíes han irrumpido armados en el barco para intimidar a los tripulantes, a los que han conminado a ponerse en contacto con sus familias para trasladarles la exigencia de que liberen a los dos supuestos secuestradores detenidos por tropas españolas y que deben ser juzgados por la Audiencia Nacional.

"Tienes que hacer mucho ruido para liberar a los detenidos. No me dejes solo y lucha", ha dicho Iturbe a su mujer. Los piratas, ha añadido, han amenazado con trasladar a los pescadores a tierra, extremo que se ha confirmado con posterioridad.

La cuñada de Iturbe ha asegurado a ELPAÍS.com que "están mal", hacinados en el comedor, sin agua desde el lunes y sin cambiarse de ropa, informa Unai Morán.

Al parecer, en torno a las nueve de la mañana de este jueves, desde la compañía Echebastar Fleet (propietaria del Alakrana) se han puesto en contacto con las familias de los secuestrados para avisarles de que se estaban produciendo una serie de llamadas en las que los marineros instaban, por consejo de los piratas, a devolver a los dos somalíes detenidos.

Minutos después han recibido la llamada del propio Iturbe: "Déjame hablar. Tengo poco tiempo. Escúchame, por favor. Tenemos que hacer muchísima presión", ha dicho, antes de echarse a llorar.

No ha sido el único. Víctor Bilbao, otro de los secuestrados, también ha llamado a su mujer, que ha asegurado que no mantenía contacto con él desde el 15 de octubre, y quien le ha dicho que los marineros "tienen miedo".

Tras una conversación de apenas cinco minutos, su marido le ha confesado que ha entrado más gente al barco y que están vigilados con metralletas.