Los Mossos no detectan contenido homófobo en el concierto de Sizzla en Barcelona

La actuación del jamaicano llega rodeada de polémica por las quejas de los colectivos homosexuales

Los Mossos d'Esquadra no detectaron anoche contenido homófobo alguno en las canciones interpretadas por el cantante jamaicano Sizzla en su concierto en la sala Apolo de Barcelona, según explicaron a Europa Press fuentes policiales. El concierto llegó con cierta polémica por las quejas de los colectivos homosexuales, que acusan a Sizzla de tener versos homófobos en alguna de sus canciones. El fiscal especial de delitos homófobos había pedido a la policía catalana que vigilara el concierto por si se producían ataques a este colectivo, pero el concierto se desarrolló sin ningún tipo de incidente.

Los Mossos grabaron el concierto en vídeo, aunque este extremo no fue confirmado. Las mismas fuentes explicaron que en sus últimos conciertos Sizzla ya no canta los versos homófobos pero encara el micrófono al público que sí canta las letras alusivas a los gays y lesbianas. El Front d'Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) y el Observatorio Contra la Homofobia enviaron ayer una carta a Sizzla en la que afirman que la libre expresión de la sexualidad y poder ejercer una opción e identidad sexual son derechos inherentes a todo ser humano.

Más información
La policía impide el boicot al cantante homófobo
Ritmo caribeño con veneno homófobo

"No podemos entender que una persona como usted, que tiene la capacidad de transmitir mensajes con su música y letras haya incluido en alguno de sus temas proclamas absolutamente homófobas", recriminaba la misiva al cantante. Las entidades recordaron que algunas administraciones públicas han retirado subvenciones a los festivales, salas de conciertos o promotoras musicales que han contratado a Sizzla, por lo que plantearon la misma posibilidad al Ayuntamiento de Barcelona. Sizzla ya intentó actuar en Barcelona y Madrid en mayo del año pasado, pero en el Aeropuerto de Barajas le denegaron la entrada al país por una orden dictada por Alemania.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS